Opinión

Mina de oro agrícola

 
1
 

 

Sembradío de maíz. (Cuartoscuro/Archivo)

México tiene un serio problema en términos de recaudación fiscal. Si bien la federación ha incrementado el monto de impuestos cobrados, lo cierto es que aún recaudamos poco; apenas 19 por ciento del PIB, cuando países como Argentina y Brasil recaudan casi 33 por ciento.

Uno de los mayores retos de México para fortalecer sus finanzas públicas es incrementar los ingresos tributarios vía gobiernos municipales y estatales, que prácticamente no recaudan nada.

Un impuesto que debieran cobrar mejor es el predial. Para ello hay que modificar el artículo 115 de la Constitución y que sea responsabilidad compartida de municipios y estados el cobro de este impuesto. Juntos podrían actualizar sus bases catastrales en función del valor y uso del suelo. Una casa habitación paga menos predial que una oficina, una oficina menos que un centro comercial o un parque industrial, y sin embargo un terreno de producción agroindustrial casi no paga. Para alinear los incentivos y que esto funcione, la recaudación del predial debería ser 50 por ciento para el municipio y 50 por ciento para el estado.

Veamos el caso de Michoacán, que en 2016 exportó casi dos mil millones de dólares de aguacates y vendió en el mercado nacional una cifra superior. Es decir, vende cerca de 85 mil millones de pesos al año, a partir de una superficie cultivada de 160 mil hectáreas. Cada 10 mil metros del campo aguacatero producen 550 mil pesos anuales de ventas. ¿Y cuánto pagará de predial esa hectárea? Si pagaran 10 mil pesos por hectárea, los municipios productores y el estado recaudarían mil 600 millones de pesos anuales por concepto de predial aguacatero.

En Sinaloa sucede algo similar con el jitomate. En una superficie de 12 mil hectáreas se producen 650 millones de pesos de exportación; es decir una producción de 500 mil pesos por hectárea. Al mismo valor del predial, los municipios exportadores de jitomate y el estado tendrían 120 millones de pesos de predial. ¿Imagina usted la diferencia en esos municipios con inversiones de esta magnitud en su desarrollo económico? ¿De verdad no podemos hacer estos cambios en nuestra política fiscal?

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Tsunami sol azteca
Medios sin dinero público
Trabajadoras del hogar en México