Opinión

Mil 700 millones y tres
amigos muy visionarios

1
   

    

Enova

Ese tsunami informativo llamado fuga del Chapo no debería sacar de la agenda otros temas, asuntos que en su dimensión o escala son igual de alucinantes que el escape del narco. Como es el caso de la fundación Proacceso y la empresa Enova, que en menos de ocho años pasaron de no existir ni tener experiencia probada en la educación, a recibir recursos públicos por mil 700 millones de pesos para proyectos educativos, dinero que como ya se publicó no ha sido auditado por entidad pública alguna. “Sólo en México…”, diría Luis Prados, de El País.

El caso surgió de un reportaje de Paris Martínez y Andrés Lajous, donde se consigna que “Enova –se presenta como ‘empresa social’– es una firma mexicana que ha recibido mil 700 millones de pesos en los últimos seis años. Actualmente está formada por tres socios, Moís Cherem, Raúl Maldonado y Jorge Camil Starr”.
http://www.nexos.com.mx/?p=25525

Amigos desde la prepa, “los tres empezaron con la idea de hacer centros comunitarios con acceso a internet en edificios de gobierno, la cual no funcionó, pero gracias a esto se dieron cuenta de que podían ayudar a los gobiernos a diseñar iniciativas funcionales en este tema”. (http://www.endeavor.org.mx/1718/files/Enova.html).

No sabemos si al final diseñaron “iniciativa funcional” para gobierno alguno; lo que sí queda claro con el reportaje de Lajous y Martínez es que lograron eso para su empresa, que vive básicamente del dinero público.

Pero, ¿cómo se ven a sí mismos estos emprendedores? “Buscamos ser un oasis en el desierto”, dijo Camil Starr el 28 de mayo de 2012, en un acto con el entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto.
Además, al hablar de los centros de la Red de Innovación y Aprendizaje (RIA), Camil Starr se presentaba como un salvador del mundo: “¿Cuál es nuestra fórmula? Entender que la tecnología por sí sola no va a salvar al mundo pero nosotros sí. La tecnología educativa tiene que complementar procesos humanos, ajustar tiempos, facilitar el día a día. Y eso sólo se podrá lograr si diseñamos la tecnología con este fin y hacemos que la tecnología se adapte a nuestra realidad.

“Yo me imagino un México conectado. Los invito a crear el México de sus sueños. Me niego a que unos mexicanos vivan en el pasado y otros en el futuro. Todos tenemos derecho a vivir en el presente. Un México conectado es un México mejor para todos”, agregó Camil Starr.

Para rematar, propuso que la RIA se extendiera a todo México para cerrar la brecha digital.

Hasta ahí, podría no ser más que el entusiasta discurso de un empresario. Sin embargo, en ese mismo evento el hoy presidente se comprometió a “cerrar la brecha digital para que más mexicanos estén conectados a internet y firmó ante notario público tres compromisos: que siete de cada diez hogares tengan internet, crear una fundación (para) impulsar la ciencia y tecnología, así como crear centros de capacitación y aprendizaje comunitarios en todo el país”. Nota de Claudia Guerrero en Reforma https://elecciones2012mx.wordpress.com/2012/05/29/arropa-a-pena-red-de-ectivistas/

Es decir, el presidente tiene un compromiso firmado que coincide con los propósitos de las RIA de Enova. ¿Mera coincidencia?

Refiriéndose a Peña Nieto, que unos días antes había ganado las elecciones, Moís Cherem, otro de los socios de Enova publicó esto el 11 de julio en Animal Político: “Será importante que se recuerde a sí mismo todos los días lo que afirmará en su acto de protesta: que si falla, la nación se lo demandará. La sociedad estará vigilando que cumpla con sus compromisos”. Cumpla con sus compromisos... ¿Mera coincidencia?

Twitter: @salcamarena

También te puede interesar:
EPN, un presidente desnudo en París
Resucitemos al Padre Tembleque
Pemex, pitos y flautas para un 'réquiem'