Opinión

México si genera dólares, pero los dejamos ir

 
1
 

 

dólar

En el periodo de septiembre de 2015 al mismo mes de 2016 vimos como el tipo de cambio pasó de 16.841 a 19.246 pesos por dólar, lo que implica un aumento de 14.3%. Al igual que la mayoría de los productos en la economía, el precio del dólar se determina en base a la libre interacción de las fuerzas de la oferta y de la demanda de dólares en México. De esta manera, queda claro que si el dólar ha aumentado en 14.3% en el último año, esto se debe a que ha habido más demanda que oferta de dólares en nuestro país.

En este sentido vale la pena destacar que hay diversos factores que han ocasionado una menor oferta relativa de dólares en nuestro país, dos de los cuales mencionaré a continuación:

1. Creciente déficit en la balanza comercial (diferencia de exportaciones menos importaciones). En el año 2013 México registró un déficit en su balanza comercial de apenas -1.195 miles de millones de dólares (mmdd), para 2014 subió a -3.065 mmdd, en 2015 fue de -14.609 y en los primeros ocho meses de 2016 ya suma -10.856 mmdd. De hecho, en el comparativo de los primeros ocho meses de 2015 respecto a igual número de meses de 2016, podemos ver que el déficit comercial de nuestro país muestra un incremento de 16.1%, lo que nos hace anticipar que este año cerraremos con un desequilibrio de casi 17 mmdd.

Es verdad que gran parte de este creciente desequilibrio se debe a la combinación de la caída en los precios del petróleo y una menor plataforma de exportación, aunado a una mayor importación de productos petroleros. En el año 2013 México exportó productos petroleros por 49.481 mmdd y realizó importaciones por 40.867 mmdd, lo que nos ocasionó un superávit de 8.613 mmdd; pero para el año 2015 las exportaciones de productos petroleros de México habían caído a sólo 23.172 mmdd, mientras que las importaciones fueron de 33.287 mmdd, lo que nos ocasionó pasar a tener un déficit de -10.114 mmdd. En los primeros siete meses de 2016 este tipo de exportaciones sumó apenas 9.703 mmdd, mientras que las importaciones fueron de 16.474 mmdd, lo que nos ocasionó un déficit de -6.770 mmdd. Con esta tendencia podemos anticipar que cerraremos el 2016 con un déficit en productos petroleros de -11.600 mmdd aproximadamente.

De esta forma, queda claro que cerca del 64% del total del déficit comercial que registramos se debe al déficit en la balanza de productos petroleros.

Ahora, en cuanto a la balanza comercial de México por zona geográfica, tenemos que en el año 2013 registramos un superávit comercial con Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) de 112.782 mmdd, en 2014 fue de 123.756 mmdd, en 2015 ascendió a 122.685 mmdd y en los primeros siete meses de 2016 ya suma 69.213 mmdd. Estos números sin duda son muy positivos para la economía mexicana, pero el problema es que los dólares que entran al país por este gigantesco superávit comercial, se fugan por el enorme déficit comercial que tenemos con las naciones asiáticas. En el año 2013 tuvimos un déficit comercial con esta región del mundo de -100.770 mdd, en 2014 fue de -109.956 mmdd, en 2015 se nos fue hasta -119.500 mmdd y en los primeros siete meses de 2016 ya suma -67.179 mmdd.

Respecto al déficit comercial con las naciones asiáticas, se debe mencionar además que éste está subestimado, ya que es ampliamente conocido que muchos importadores nacionales introducen las mercancías de China, Vietnam, Malasia, Indonesia, entre otros, en condiciones de subvaluación. Esto es importante, porque si asumimos que los productos que entran provenientes de Asia están subvaluados en promedio en 15%, pues entonces el verdadero déficit comercial de México con esta región del mundo es de unos -141 mmdd, lo que implica que el superávit comercial con Estados Unidos y Canadá no nos alcanza para pagar el desequilibrio comercial con las naciones asiáticas, lo que entonces es también fuente de salida de dólares del país.

2. Salida de inversión extranjera de cartera. De acuerdo con cifras del Banco de México, en la cuenta de capital los pasivos por inversión extranjera de cartera suman una salida de 12.637 mmdd en el periodo de octubre de 2015 a junio de 2016. Esto es relevante, ya que, si bien el saldo total de la inversión extranjera directa y de cartera sigue siendo positivo, es sumamente ilustrativo señalar que ésta pasó de un superávit de 20.453 mmdd en los primeros seis meses de 2015 a uno de apenas 6.776 mmdd en los mismos meses de 2016. Es decir, la entrada neta de inversión extranjera total al país se desplomó 66.9% en el último año, lo que afecta negativamente a la oferta de dólares disponibles en el país.

Es de esperarse que derivado de que el dólar subió de un promedio de 18.093 pesos en el segundo trimestre de 2016 a 18.7747 pesos en el tercer trimestre de este año, la salida de capitales en la forma de inversión extranjera de cartera se mantuvo y posiblemente se incrementó.

¿Cuántos dólares más pueden salir del país si las cosas se siguen complicando para nuestra economía? Pues muchos más, ya que, de acuerdo con el Banco de México, al 28 de septiembre de este año, el total de valores gubernamentales en manos de residentes en el extranjero sumó 2.004 billones de pesos, que al tipo de cambio actual de 19.30 pesos por dólar representa unos 103.872 miles de millones de dólares. Si a esto le sumamos la inversión de extranjeros en bonos privados (bancarios y no bancarios), más lo que tienen invertido en la Bolsa Mexicana de Valores, pues vemos que seguimos siendo muy vulnerables en nuestro tipo de cambio.

Ante esta situación de desequilibrios externos por nuestro creciente déficit en la balanza comercial, derivado del desplome en las exportaciones de productos petroleras, y fuga de inversión extranjera de cartera, es fundamental que las autoridades del gobierno federal se coordinen con el fin de reestablecer el equilibrio que se traduzca en estabilidad del peso.

Como lo señalé en la pasada entrega, de ninguna manera se trata de que el Banco de México vuelva a aumentar su tasa de interés objetivo, ya que esto ha probado ser poco efectivo para fortalecer al peso, además de que frena el ritmo de crecimiento económico, y presiona las finanzas de gobierno, empresas y hogares al tener que destinar más recursos para el pago de los intereses de sus respectivas deudas.

Lo que se debe hacer es lo siguiente: Por un lado, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) debe redoblar su lucha contra la importación de productos en condiciones de subvaluación; es decir, los productos deben reflejar su verdadero costo y deben pagar aranceles e IVA de acuerdo a su valor. Si esto sucede, se logrará frenar el déficit en la balanza comercial que tenemos con naciones como China. Otro aspecto fundamental que tiene que ver con el SAT es el de la devolución del IVA a exportadores, los cuales siguen sufriendo porque resulta que el proveedor del proveedor de su proveedor tiene algún problema con el SAT, y entonces le detienen la devolución, que en muchas de las veces es la utilidad de haber hecho una venta al extranjero.

Otra línea de acción es que la Secretaría de Economía logre acuerdos satisfactorios con las naciones asiáticas de manera que, así como nosotros les damos acceso a nuestro mercado, ellos nos brinden el mismo acceso. Podrán argumentar que hay reciprocidad, pero la realidad es que naciones como China están llenas de barreras no arancelarias que hacen casi imposible que las empresas mexicanas les puedan vender de manera consistente. De igual manera, organismos del gobierno federal como Proméxico deben apoyar a los exportadores mexicanos para que puedan incursionar exitosamente en estos mercados, pero desafortunadamente en lo que va del actual sexenio federal Proméxico ha brillado por su ausencia.

Finalmente, por parte de la Secretaría de Hacienda, se deben dar incentivos fiscales a empresas exportadoras, ya que como hemos visto, México tiene una enorme capacidad de generar divisas, pero el problema es que se nos fugan, lo que provoca un tipo de cambio inestable y presiones inflacionarias. Además de que se deja toda la carga para la estabilización del peso en el Banco de México, quien no sabe qué hacer más que subir la tasa de interés o vender parte de sus reservas internacionales.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.mx

http://www.gaeap.mx/

También te puede interesar:

Tipo de cambio estable o crecimiento económico

¿El recorte al gasto público para 2017 es real?

Crear empleos cuando la economía casi no crece