Opinión

México, rico sin seguridad alimentaria

 
1
 

 

maíz

México tiene todo para conseguir seguridad y autosuficiencia alimentarias y a pesar de ello más de siete millones 616 mil mexicanos tienen carencias en este renglón.

Tenemos la tierra, tenemos a uno de cada 20 mexicanos en la producción de alimentos y uno de cada 30 en la producción pesquera. Tenemos más de 10 mil kilómetros de litoral marítimo pero un muy bajo consumo de productos del mar ricos en proteínas.

En el campo hay 5.3 millones de unidades económicas productivas pero sólo 8.7 por ciento son altamente competitivas. El 73 por ciento son de subsistencia.

México es el séptimo mercado de alimentos en el mundo con un estimado de 903 mil millones de pesos al año pero 18.3 por ciento de la población se encuentra en algún grado de carencia alimentaria y 16 por ciento está en situación de riesgo alimentario permanente según cifras de la Coneval en 2013.

Tiene que ver, en parte, el asunto del ingreso del mexicano. Datos del Senado señalan que dos millones 250 mil mexicanos viven con 1.25 dólares diarios y cinco millones 376 mil compatriotas con menos de dos dólares diarios. A raíz de la devaluación de la moneda durante 2015 y lo que va de 2016, son ya menos dólares.

Hoy existen más niños desnutridos que hace 35 años, reconocen documentos de la Comisión de Autosuficiencia Alimentaria del Senado de la República de reciente creación y que encabeza Isidro Pedraza Chávez.

No producimos los alimentos necesarios para satisfacer las necesidades de las familias mexicanas y el nivel de importaciones es permanente: estas compras al exterior sumaron 224 mil millones de dólares entre 2003 y 2013. Isidro Pedraza afirma que en centros de distribución y venta se desperdician 180 mil pesos de alimentos cada año.

Las unidades productivas más modernas dedican su trabajo fundamentalmente hacia la exportación. Vendemos alimentos a 123 países.

Estamos mal organizados y los apoyos se concentran en la agricultura de la exportación y una parte insuficiente van a las unidades económicas más pequeñas.

Según la FAO la seguridad alimentaria se consigue cuando una nación es capaz de producir 75 por ciento de los alimentos que demanda su población.

Durante la siguiente semana, si no hay cambio de planes o se presentan contingencias legislativas, en el Senado los legisladores habrán de revisar el dictamen a la Ley de Derecho Alimentaria a fin de poder dejar listo el dictamen que de aprobarse pasará al Pleno.

Es importante este proceso y la ley misma en virtud de que es una parte relevante de una serie de ordenamientos que en conjunto procurarían no sólo conseguir para México la seguridad alimentaria sino también basarla en la autosuficiencia alimentaria.

Es necesario en este contexto aclarar los términos: seguridad alimentaria es aquella que garantiza a la población la disponibilidad y acceso a los alimentos suficientes. Pero los esfuerzos del Senado procura que la seguridad alimentaria no se base en la capacidad financiera para comprar los alimentos necesarios sino en que en México se produzcan, de posible, más alimentos o al menos tantos alimentos como la población demanda.

No parece que haya oposición a esta ley y menos a la inquietud que encierra ya que el asunto de la seguridad alimentaria es  de soberanía nacional y en ella están involucradas no sólo las unidades productivas del campo, esencialmente micro y pequeñas empresas al igual que las que procesan alimentos. Ya veremos qué suerte se le dispone a esta importante intención.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
No todo es China, Gran Bretaña o el petróleo regalado
Chichen Itzá y el ¿qué estamos haciendo mal?
CDMX, capital del emprendimiento en América Latina