Opinión

México perderá
2.5% del PIB por
fenómenos naturales

1
 

 

Inundación

México está muy desprotegido ante el impacto del cambio climático, pese a ser uno de los países más vulnerables a los diversos fenómenos naturales.

El 15 por ciento del territorio, 68 por ciento de la población y 71 por ciento del PIB están altamente expuestos a los riesgos asociados a sus efectos.

Pero está a tiempo de tomar decisiones para proteger el patrimonio de familias y empresas, y reducir el costo de los daños causados por los desastres naturales.

Un análisis de AXA concluye que el costo de los daños causados por esos fenómenos se multiplicó por 30 entre las décadas 1980-1990 y 2001-2011.

La aseguradora estima que el país podría perder 2.5 por ciento del PIB en 2050 y hasta 6.0 por ciento en 2100 por huracanes, inundaciones, lluvias torrenciales, olas de calor y sequías.

Por cierto, esos fenómenos meteorológicos triplicaron su frecuencia en México durante las últimas cuatro décadas.

“El cambio climático sigue imponiendo un costo creciente para el país”, afirma Hugo Martínez McNaught, director de Relaciones Gubernamentales de AXA.

Esa es la razón por la que a México le conviene más prevenir que permanecer inactivo para reducir los costos económicos y sociales de esos eventos.

De acuerdo con la aseguradora, entre 2007 y 2014 el gobierno mexicano destinó 12 veces más recursos a los fondos de reconstrucción que de prevención.

Los costos de los daños por sismos, actividad volcánica y fenómenos hidrometeorológicos han llegado a superar hasta en 600 veces los recursos del Fonden, como en 2010, cuando el país registró desastres naturales de gran magnitud.

Respecto a sismos fuertes, dos terceras partes del territorio y más de 37 millones de mexicanos están expuestos a ellos, que son la segunda causa de pérdidas económicas y humanas después de los fenómenos hidrometeorológicos.

Hasta ahora, México tiene instrumentos financieros centrados en la reconstrucción y no en la prevención.

Es por eso que desde 2013 la OCDE recomendó al país incrementar su inversión en la prevención del riesgo de desastres naturales.

Al invertir en prevención, no sólo se mitiga el riesgo y se reducen los costos de esos fenómenos, sino que se salvan vidas.

En el ánimo de poner el tema en la agenda nacional, AXA lanzó cuatro propuestas de solución muy concretas:

1.- Disminuir las emisiones de gases contaminantes en el país.

2.- Mejorar las acciones de prevención y atención inmediata ante desastres.

3.- Impulsar nuevos esquemas de protección y aseguramiento.

4.- Focalizar las actividades de investigación en proyectos que resuelvan los retos del cambio climático y los sismos.

La aseguradora tiene claro que es importante estar presente cuando sucede un siniestro y también después.

Pero es mejor pasar de la reacción a la prevención.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Ahorro en Afore financiaría obras de reforma energética
Buen 'apetito' por activos financieros mexicanos
Panorama "mesuradamente optimista" para 2015