Opinión

México: ¿otra vez más pobres?


 
 
 
Pocas veces he escrito algo con tal pesadumbre. Tengo 48 años y desde que nací he escuchado hablar de la pobreza en México. La he visto, la he palpado, la he vivido.
 
 
Parece que simplemente no podemos contra ella.
 
 
El Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tec de Monterrey, que dirige el doctor José Luis De la Cruz, publicó un estudio lapidario.
 
 
Uno de cada cuatro pobres en México se generó durante la administración de Felipe Calderón, según la medición de ingresos elaborada por el CONEVAL, Centro Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.
 
 
Y eso ocurrió con todo y que entre 2010 y 2012 se logró un crecimiento económico superior al de los últimos 12 años.
 
 
¡Ojo, no nos equivoquemos! No todos los pobres son ‘hijos’ de Calderón. Hay que sumar todos los que dejaron los gobiernos anteriores del PRI y de Vicente Fox.
 
 
México ha vivido siempre bajo el yugo de la pobreza.
 
 
Entonces, ¿por qué diablos hay cada vez más y más pobres en mi país? ¿De qué han servido miles y miles de millones de pesos destinados a acabar con la pobreza durante décadas? ¿Qué sería de México si no se hubiese gastado todo eso?
 
Desgraciadamente hemos estado en las garras de políticos que, con distinto logotipo, actúan igual. Algunos se han enriquecido. Otros simplemente han sido incapaces.
 
Una de las arterias que idearon para justificar sus actos fue la nueva medición de la pobreza. Como si fuera muy complicado entender que el pobre, aquí y en China, es aquel necesitado que no tiene lo necesario para vivir.
 
Tal vez para engañar a sus conciencias inventaron la medición multidimensional de la pobreza.
 
 
No es otra cosa que restarle a la pobreza los llamados ‘derechos sociales’, que no necesariamente se pagan con dinero, sino se satisfacen con programas sociales y asistencialistas de los gobiernos, así como con otros mecanismos privados o altruistas.
 
Durante el sexenio de Calderón el presupuesto para combate a la pobreza pasó de 30,000 a 80,000 millones de pesos anuales. Además, lo que destinaron estados y municipios, más los programas de apoyo internacional y de la iniciativa privada.
 
¿Qué falla entonces? Según el estudio del Centro Investigación en Economía y Negocios del Tec de Monterrey, entre más fallas tiene el modelo económico más recursos hay que destinar a programas de desarrollo social.
 
El modelo económico de México debe modificarse. Debe aplicarse una verdadera reforma económica que genere mejores empleos y mejores condiciones para las empresas, dice el estudio. Conforme retrocede el bienestar generado por el mercado laboral (empleos mejor pagados), y la capacidad de tener un pequeño o mediano negocio, se requiere destinar más y más dinero al desarrollo social, a programas asistencialistas.
 
Así no habrá presupuesto que alcance.
 
 
Por lo pronto, los números ahí quedan: 61.4 millones de mexicanos viven en pobreza. O sea, lo que ganan no les alcanza para vivir.
 
 
Según CONEVAL, 53.8% de jóvenes menores de 18 años viven en pobreza moderada o extrema. “Lo que significa que la mayor parte de quienes deberían estar preparándose para que México tenga un futuro más prometedor enfrentan severas restricciones económicas y sociales”, concluye el estudio liderado por el doctor José Luis de la Cruz.
 
Más datos: 72% de la población indígena vive en pobreza moderada o extrema. Casi 46% de los ancianos en México, quienes menores posibilidades de obtener un empleo tienen, vive bajo alguna condición de pobreza.
 
Los estados con mayor número de pobres son: Estado de México con 7.3 millones; Veracruz, 4.1 millones; Puebla, 3.9 millones; Chiapas, 3.8 millones; Jalisco, 3.1 millones; Distrito Federal, 2.6 millones; Guanajuato, 2.5 millones; Guerrero, 2.4 millones y Oaxaca, 2.4 millones.
Hasta el viernes.
Twitter: @Cachoperiodista