Opinión

México – Menor crecimiento, baja inflación, pero posible aumento de tasas de interés

1
 

 

dinero  Bloomberg

En mi opinión, lo más importante de la semana pasada en México fue la publicación del PIB del cuarto trimestre de 2014, que observó una expansión de 2.6 por ciento con respecto al mismo trimestre del año anterior. Con este dato, el crecimiento de la economía mexicana en el 2014 fue de 2.1 por ciento, apoyado particularmente por el sector manufacturero –que contribuyó con poco más de 0.60 puntos porcentuales a la tasa de crecimiento anual-, así como la recuperación del sector construcción, que añadió cerca de 0.20 puntos porcentuales.

Cabe señalar que estos dos factores sobrecompensaron la debilidad del sector petrolero, que restó 0.14 puntos porcentuales a la tasa de crecimiento del PIB el año pasado. Considero que el desempeño observado por la economía mexicana en el cuarto trimestre del año pasado refleja una recuperación importante de la actividad económica, en donde la producción manufacturera y la construcción se aceleraron a tasas de 5.1 y 7.3 por ciento, respectivamente, con respecto al trimestre anterior (anualizada y ajustada por estacionalidad).

Para 2015 estimo que la economía mexicana continuará observando este renovado dinamismo con una tasa de crecimiento de 3.6 por ciento, impulsado principalmente por tres factores: (1) Un mayor dinamismo de la demanda externa; (2) un mayor impulso proveniente del gasto electoral y de la inversión pública, a pesar del reciente anuncio de recorte del gasto público; y (3) una mayor confianza en las condiciones económicas, en particular, una vez que los consumidores y los empresarios han digerido los efectos negativos de la reforma fiscal.
Si bien considero probable que el crecimiento de la economía mexicana se acelere este año, pero a una tasa menor a la que se estimaba hace algún tiempo, también estimo que la inflación continuará disminuyendo. En este sentido, me gustaría comentar sobre lo que pienso del dato de inflación que publicará el INEGI hoy. En mi opinión, es altamente probable que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registre un incremento nulo o inclusive una ligera disminución (i.e. deflación) quincenal.

Este pronóstico contrasta con la expectativa del mercado de una variación positiva de 0.13 por ciento de acuerdo a la última encuesta de Banamex. En mi opinión, la inflación durante el periodo en cuestión se explicará por menores precios de los energéticos. Adicionalmente, se continuó observando una importante disminución en la mayoría de los precios de los productos agrícolas. Con estos resultados, la inflación anual se ubicaría en 2.90 por ciento anual en la primera quincena de febrero, de 3.07 por ciento en enero, por lo que se continuará en la convergencia de la inflación al objetivo de 3 por ciento del Banco de México.

No obstante el menor crecimiento esperado para la economía mexicana y una inflación alrededor del objetivo de 3% de Banxico, considero que es muy probable que nuestro Instituto Central tendrá que elevar el nivel de la tasa de referencia en algún momento del año. En este sentido, la semana pasada el Banco de México publicó su Informe Trimestral sobre la Inflación correspondiente al cuarto trimestre de 2014. En mi opinión, el documento mantuvo el tono hawkish (i.e. inclinado a subir tasas de interés) de los comunicados recientes en el sentido de que la Junta de Gobierno de Banxico está dispuesta a iniciar un ciclo de política monetaria restrictiva a pesar de: (1) El banco central revisó a la baja su estimado de crecimiento para 2015 y 2016; y (2) Banxico tiene la certeza de que la inflación convergerá a 3 por ciento este año.

En este sentido, continuo pronosticando que la Junta de Gobierno de Banxico iniciará un ciclo de alza de la tasa de referencia en la reunión inmediata posterior en la que el Fed decida comenzar con un ciclo de política monetaria restrictiva (Junio de 2015), debido principalmente a que desea preservar el diferencial de tasas de interés de corto plazo entre México y EU para no poner en peligro la estabilidad macroeconómica del país. En otras palabras, si el Banco de la Reserva Federal (Fed) aumenta la tasa de interés de referencia en cualquier momento de este año -como una gran cantidad de analistas pronostican-, y Banxico no lo hace, esto podría detonar una salida importante de flujos de capital, particularmente quienes están “estacionados” en Cetes de corto plazo y esto podría a su vez, propiciar una fuerte depreciación del tipo de cambio.

*Director General de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.

También te puede interesar:
G-20 Estambul 2015: inversión, inclusión e instrumentación
No voy en tren, voy en avión: El recorte al gasto público 2015
Davos 2015: el nuevo contexto global (parte 2)