Opinión

México: importador neto de hidrocarburos

 
1
 

 

Gasoducto

Durante enero, los precios internacionales de crudo WTI tuvieron un mes fatídico: cayeron 11.9 por ciento.

Y en apenas dos jornadas de febrero, ya han caído en 10 por ciento.

En el año el retroceso es ya de 21.7 por ciento.

Los efectos de esta caída motivaron ayer a funcionarios rusos a convocar a los integrantes de la OPEP a sumar esfuerzos para tomar medidas que contengan el desplome.

Y seguramente este intento contará con el respaldo de las mayores petroleras del mundo.

Exxon Mobil, la mayor empresa privada del ramo, reportó esta semana el menor nivel de utilidades desde el 2002 tras una caída de éstas en 57 por ciento durante el último trimestre del año pasado.

British Petroleum, otra de las grandes empresas petroleras, reportó en 2015 una pérdida neta de 6 mil 500 millones de dólares, la mayor en 20 años.

De Pemex no le vamos a hablar porque aún no hay cifras sobre sus resultados financieros, correspondientes al cierre del año pasado. Las conoceremos al final de este mes, pero probablemente sean las peores en mucho tiempo, como ha sucedido con otras petroleras.

Pero, como le hemos comentado, el desplome petrolero tiene dos caras.

La primera y más negativa, corresponde a las empresas y países petroleros, que están padeciendo la caída de los precios.

La segunda tiene que ver con el abaratamiento de los combustibles, que tendrá un impacto económico positivo.

El precio de la gasolina en Estados Unidos, está en 1.82 dólares por galón en promedio. Hace dos años, costaba 3.24 y hace tres 3.47 dólares.

En un trienio, la caída del precio fue de 47 por ciento.

Este hecho es uno de los factores que han alentado el gasto de los consumidores, pues ha dejado recursos que pueden usarse por parte de las familias y que antes tenían que emplearse para ponerle gasolina al auto.

Esa historia que se observa en Estados Unidos se repite en muchos otros países que son importadores netos de hidrocarburos.

Nuestro caso es más complejo. Le va mal a Pemex pero no tan mal al gobierno.

De acuerdo con los datos de Pemex, sus exportaciones del año pasado ascendieron a 21 mil 190 millones de dólares. Y, en contraste, sus importaciones de petrolíferos, gas natural y petroquímicos, ascendieron a 20 mil 864 millones de dólares. El saldo favorable fue de apenas 336 millones de dólares.

Pero, si separamos las cifras por meses vemos que, por ejemplo, en diciembre, hubo un saldo negativo de 497 millones de dólares.

En otras palabras, México ya es ahora un importador neto de hidrocarburos y en conjunto, es probable que gane con la caída de los precios de las gasolinas, del gas y de otros productos.

Aunque las finanzas de Pemex se ven impactadas, las del gobierno lo resienten menos, debido al crecimiento de la captación del IEPS a las gasolinas que deriva del diferencial entre un menor precio de importación respecto al de su venta a las gasolineras.

El año pasado, por este concepto se captaron 220 mil 090 millones de pesos. Esto implicó tener 189 mil 769 millones de pesos que no estuvieron considerados en el Presupuesto. Nada mal.

Twitter:@E_Q_

También te puede interesar:

Nuestro insuficiente crecimiento

La desgracia de Pemex (y las petroleras)

¿Vendrá la recuperación del peso?