Opinión

¿México, igual a Ficrea?

El 2014 terminó con el escándalo del fraude en Ficrea. En la aún existente página de internet de esta financiera popular se lee “sociedad autorizada y supervisada por la CNBV y supervisada en forma auxiliar por la Federación Atlántico”. ¿Qué pasó con la supervisión?

Pero además, también puede leerse, “Ficrea tiene como valores, principales, los siguientes: honestidad, compromiso, atención y servicio, confianza”. De este último, sólo por detenernos en uno, dice “brindamos seguridad a nuestros clientes y colaboradores demostrando que somos profesionales en los que se puede creer, que hacemos lo que decimos, que respetamos a los demás y asumimos las consecuencias de nuestros actos”. ¿Será que pagarán las consecuencias?

En otras palabras, el cinismo e hipocresía de Olvera Amezcua –al parecer muy mexicanas– no son distintas a las de todos aquellos profesores que dicen dar clases pero en realidad se dedican a la política sindical. El señor Olvera tiene una orden de aprehensión por un presunto fraude de dos mil 700 millones de pesos. Vivía como magnate con los ahorros de instituciones públicas, empresas y personas.

El fraude de Ficrea es similar al que vivimos a diario en el sistema educativo, que permite que maestros cobren impunemente sin cumplir con su función. Hoy la Ley del Servicio Profesional Docente así lo exige.

Qué bien que Ficrea tenga ocho columnas en los principales diarios del país. Espero que la red de operadores y socios de Olvera Amezcua terminen en la cárcel. Pero igualmente las autoridades deben poner fin a lo que sucede en el sistema escolar, sin escudarse en que los padrones de profesores no están “depurados”. ¿Quién va a limpiar las nóminas de maestros en este año de elecciones?

El lema de Ficrea, según su página, es ¡Estamos listos para darle un servicio a su medida! Ni autoridades, ni clientes, imaginaron lo que Olvera entiende por esa frase. México no merece empresas como Ficrea, no merece actos vandálicos como los del aeropuerto de Oaxaca, no merece los crímenes, corrupción e impunidad de Ayoztinapa. Hay que trabajar desde todos los ámbitos para garantizar que México no sea eso y que el país no es Ficrea.

Twitter: @julio_madrazo