Opinión

México “encaja muy bien”
en los growth markets

Respecto de México, no es nuevo el contraste entre el pesimismo que se percibe internamente y el optimismo que llega del exterior.

Ya hay muchos inversionistas internacionales que esperan la aprobación de las leyes secundarias de las reformas constitucionales, sobre todo de la energética, para analizar oportunidades de negocio en el país.

El riesgo es que la legislación secundaria no corresponda con las reformas y que éstas no puedan ejecutarse adecuadamente, como lo advirtió la junta de gobierno del Banco de México.

Por lo pronto, México “encaja muy bien” en los growth markets, afirma Samuel Villegas, director de Goldman Sachs para nuestro país y América Latina.

Además de México, otros países que entran en su clasificación de growth markets –lanzada hace tres años por su economista Jim O´Neill– son Corea, Turquía e Indonesia.

Los growth markets están entre los más dinámicos del mundo y son los emergentes que representan al menos 1 por ciento del PIB global.
En ese grupo no sólo están México, Corea, Turquía e Indonesia, sino también los BRIC (Brasil, Rusia, La India y China), término acuñado igualmente por O´Neill.

Las reformas aprobadas en México son muy importantes para pasar de un crecimiento de 3 o 4 por ciento a uno cercano a 5 por ciento en los próximos años, dice Martín Werner, director de banca de inversión de Goldman Sachs en el país.

“Nos encantaría invertir en el área de energía”, asegura el también ex subsecretario de Hacienda y Crédito Público.

Goldman Sachs quiere tomar ventaja de las reformas, agrega Villegas, quien desde Nueva York dice tener una visión muy favorable sobre México.

La institución ampliará su presencia en el mercado financiero mexicano, donde ha sido uno de los jugadores más importantes en renta fija.

Cuenta ya con la licencia para operar como casa de bolsa y realizar transacciones en los mercados de capitales y dinero.

Con presencia física en México como banco de inversión desde 1994, Goldman Sachs contaba con autorización para operar derivados de renta fija.

En esta nueva etapa operará derivados de equities, así como bonos M, tanto soberanos como corporativos.

Desde mediados de los años noventa empezó a construir su franquicia en el país, pero desde fuera.

Ahora, como casa de bolsa, moverá negocio hacia México, pues sus ejecutivos sienten que es momento de operar en los mercados locales.
Villegas dice que Goldman Sachs es uno de los principales proveedores de liquidez en el país, por lo que su incursión aquí no es una aventura.

Su mercado objetivo estará conformado por inversionistas institucionales –no de retail– locales y extranjeros, corporativos y gobierno.

Goldman Sachs inició operaciones como casa de bolsa en enero, antes de BTG Pactual, que en marzo se sumó al sector de intermediarios bursátiles.

Twitter: @VictorPiz

Correo: vpiz@elfinanciero.com.mx