Opinión

México, ‘campeón’ en desigualdad del ingreso

 
1
 

 

México, ‘campeón’ en desigualdad del ingreso.

Con independencia de la fuerte crítica del Coneval a los cambios en la medición del ingreso de los hogares en el país, el Módulo de Condiciones Socioeconómicas (MCS) 2015 del Inegi confirma que la desigualdad del ingreso en México está lejos de mejorar.

De acuerdo con los resultados del MCS 2015, el ingreso corriente promedio por hogar se ubicó en 15 mil 296 pesos mensuales en ese año.

Mientras en las zonas urbanas el ingreso promedio es de 17 mil 33 pesos al mes, en las rurales es de nueve mil 110 pesos, lo que significa que en las primeras es 1.9 veces mayor que en las segundas.

Según el MCS 2015, los hogares con más altos ingresos en el país, ubicados en el decil X de población, donde está el 10 por ciento de los más ricos, percibieron un ingreso promedio mensual de 53 mil 856 pesos.

Por el contrario, los hogares ubicados en el decil I de población, donde están los más pobres, tuvieron un ingreso promedio de dos mil 723 pesos al mes.

Lo anterior quiere decir que los primeros captaron en promedio 19.8 veces más ingresos que los segundos.

La brecha entre un extremo y otro es de 21.5 veces en las áreas rurales.

Turquía, México e Israel tienen la mayor desigualdad en los ingresos de los países de la OCDE.

Por entidad federativa, el ingreso promedio por hogar en 2015 fue mayor en Nuevo León con 22 mil 279 pesos mensuales.

El estado con menor ingreso promedio por hogar al mes fue Guerrero con nueve mil 195 pesos.

De lo anterior se deprende que los hogares en Nuevo León recibieron en promedio 2.4 veces más ingresos mensuales que los de Guerrero.

Dicho por la OCDE, México es también uno de los países con las más altas disparidades regionales.

En cuanto a la polémica sobre la medición de los ingresos de los hogares, el Coneval destacó que el MCS 2015 revela un “incremento real de 11.9 por ciento en el ingreso corriente de los hogares a nivel nacional… entre 2014 y 2015.

“Asimismo, se presenta un incremento real de 33.6 por ciento del ingreso en los hogares más pobres en un solo año, lo cual no es congruente con la tendencia que se ha venido manifestando en otros instrumentos del Inegi y con otras variables económicas”.

En efecto, la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2014 reflejó una pérdida de ingresos de los hogares mexicanos respecto a 2012.

No sólo eso, sino que también mostró que en 2014 el ingreso corriente promedio por hogar estaba incluso por debajo del nivel que tenía en 2008.

“No cambió la forma de medir la pobreza, lo que cambió fue la manera en que el Inegi captó la información de los ingresos en los hogares” en el operativo de campo, señaló el Coneval.

El problema es que “los cambios fueron súbitos, [pues] el Inegi no le avisó a nadie”, dijo a este reportero Gonzalo Hernández, secretario ejecutivo del Coneval.

“Rompe completamente con 25 años de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares y rompe la comparabilidad” con el pasado, agregó.

En aras de la transparencia en la información, urge que el Coneval y el Inegi trabajen juntos en la parte técnica de la comparabilidad en el tiempo de las estadísticas del ingreso.

Sin comparabilidad, el Coneval no podrá medir la pobreza en México.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Del 'shock' al ‘lento’ tránsito al Brexit
Privilegian estabilidad sobre crecimiento
¿Por qué el peso es víctima de su propio éxito?