Opinión

México, atrasado
en el Índice de
Libertad Económica

El Índice de Libertad Económica 2014, elaborado por el Instituto Fraser, muestra que México sigue atrasado en este concepto, al situarse en el lugar 91 entre 151 países. Este documento fue dado a conocer en nuestro país la semana pasada por varias instituciones, destacando el Mexico Business Forum, Caminos de la Libertad y la Fundación Alemana Friedrich Naumann.

Esta es la mejor medición de la libertad económica a nivel mundial y se utilizan 42 distintas variables para crearlo, en el cual participa un importante número de instituciones que califican a los países en cinco grandes conceptos: tamaño del gobierno; estructura legal y seguridad de los derechos de propiedad; acceso a una moneda fuerte; libertad para negociar con otros países y la regulación del crédito; y trabajo y negocios. Hong Kong se ubica otra vez en el mayor nivel de libertad, seguido de Singapur, Nueva Zelanda y Suiza.

Estados Unidos, que estaba en los primeros lugares en este concepto, ha continuado perdiendo posiciones en los últimos años y ahora se encuentra en el lugar doce, resultado del debilitamiento de su Estado de derecho por la lucha en contra del terrorismo y el narcotráfico, entre otros temas. Por su parte, el país que ocupa el menor nivel de libertad económica en el mundo es Venezuela, seguido de Argentina, Zimbabue y el Congo, aunque cabe resaltar que en la lista no aparecen Corea del Norte y Cuba porque no se disponen de estadísticas para ellos.

Por lo mismo, uno de los aspectos más importantes de este indicador es la comprobación de que los países que tienen mayores rangos de libertad económica también alcanzan mejores niveles de prosperidad, de libertades cívicas y políticas, así como una esperanza de vida mayor.

Resalta que 38 los países con mayor libertad económica tienen un ingreso promedio por persona de 40 mil dólares norteamericanos (en el año 2012), mientras que los 38 países con menor libertad tienen un ingreso por persona de 6.3 mil dólares al año, esto es sólo la sexta parte. Más sorprendente es que el ingreso promedio de 10 por ciento más pobre que habita en los países más libres es de 11 mil 610 dólares, lo que es casi el doble del ingreso promedio que tienen los habitantes en los países menos libres. Esto significa que los más pobres en los países libres tienen un ingreso muy superior al que tienen el promedio de los que habitan en los países con menor libertad económica.

No sólo el ingreso para las personas es superior en los países con mayor libertad, sino también su esperanza, ya que mientras en los 38 países más libres la esperanza es de 80 años, la misma es de 63 años en los menos libres.

En resumen, la libertad económica no sólo es un concepto filosófico que permite el mejor desarrollo profesional y personal de los distintos habitantes de cada país, sino que se refleja en un mayor crecimiento de las naciones, así como bienestar personal y longevidad de sus habitantes, incluso para los más pobres. La fórmula es conocida, sólo hace falta ponerla en práctica en nuestro país para mejorar el nivel de vida de la población.

* El autor es economista.