Opinión

Mexicanos al grito de Trump, ¡el acero aprestad y el bridón!

 
1
 

 

ME Trump ya se vio en la Casa Blanca (Especial)

El domingo pasado, Barack Obama lanzó a Trump, sin nombrarlo, varios ganchos al hígado en la afamada Universidad de Rutgers en los EUA. A él, como a multitudes de estadounidenses, ciudadanos del mundo y mexicanos, nos preocupa que el bravucón, misógino, racista e ignorante candidato del partido Republicano- llegue a la Presidencia de los EUA en las elecciones de este noviembre.

No recuerdo en mi larga vida que se hayan escrito tantos artículos en contra de un precandidato y, sin embargo, parecen rebotar en una pared inexpugnable- como la que quisiera que construyéramos los mexicanos para auto aislarnos en un gran acto suicida. Al grito de “volver a hacer una América grande,”(ojo, no un “gran EUA”), ha despertado todos los demonios internos racistas, populistas, revanchistas y antiglobalizadores .

Las más brillantes plumas mundiales argumentan en su contra pero él, parece no escuchar realidades y decir “voy derecho y no me quito”.

El problema es que a los mexicanos la geografía y la historia nos obligan a compartir 3 mil km de frontera y que en las 3 últimas décadas en lo particular, hemos desarrollado una gran dependencia y vulnerabilidad respecto al vecino del norte.

Ahora que nos llama “violadores” y “ladrones de puestos de trabajo”, y nos convierte en chivos expiatorios de primera fila en la globalización (junto con chinos y otros pobres del mundo más lejanos) tenemos que plantearnos seriamente cuál sería nuestro plan de contingencia, nuestras posibles estrategias, programas y acciones de respuesta.

Gobierno, academia, empresariado, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil debemos abocarnos a preparar urgentemente esas medidas a partir de diversos escenarios, conscientes de que si llega, los problemas pueden se enormes -aunque la legislación, los intereses y las realidades internas y globales difícilmente le permitirán cumplir la mayoría de sus amenazas electorales ( y eso suponiendo que republicanos afines a Trump obtengan mayoría en ambas cámaras).

Los ajustes y asegunes ya se están viendo y continuarán, pero los temores despertados de uno y otro lado están vivos.

Los invito a considerar con imaginación y sentido de humor cuatro posibles efectos de los primeros 100 día de Trump sobre México y nuestros vecinos.

1ª Se anuncia la construcción de la gran muralla- un poco más chaparra y más corta de la anunciada- y se pide a México contribuya a partir de un fondo apoyado en un impuesto a las remesas y un financiamiento del Banco Mundial. Se logra negociar que empresas mexicanas participen en la convocatoria - no solo empresas gringas. Higa gana la licitación y pronto se descubre que un consorcio integrado por empresas de Alcántara y socios de Trump se ha puesto de acuerdo para complementar las obras. Al mismo tiempo, empresas excavadoras de túneles del Chapo Guzmán asociadas a cadenas hoteleras estadounidenses optan por emprender una gran red de movilidad y viajes en beneficio de migrantes y turistas de México, los EUA y Centroamérica.

La proveeduría mexicana de cemento, concreto, varilla, otros materiales y servicios de construcción estimulan el desarrollo regional. En Matamoros, Ciudad Juárez y Tijuana surgen grandes parques de diversiones y centros hoteleros con concesiones para casinos y campos de golf- utilizando los remanentes de los fracasos de Trump en New Jersey. Informalmente, helicópteros de recreo vuelan a migrantes nocturnos en paracaídas al otro lado de la barda. Reciclaje completo.

2ª México impone visa, con pago de derechos, a los americanos en reciprocidad por las limitaciones que siempre nos han impuesto.
3ª El gobierno de Trump, después de grandes batallas con la Ford, la General Motors y la Chrysler- Fiat y de negociaciones con empresas europeas, japonesas y coreanas, logra en su Congreso imponer un impuesto del 30% a vehículos importados y detener el auge de los corredores del Bajío y del Norte mexicano. Bloquea algunos nuevos proyectos de vehículos y de autopartes en México en beneficio de Detroit y otros centros de desempleo en los EUA, donde pagan salarios 10 veces más altos que los mexicanos. Las empresas anuncian que los precios de los vehículos en los EUA aumentarán 20%; a la par de aumentos en los precios del calzado, la ropa y otras manufacturas provenientes de China y Vietnam. Reclamo generalizado al Gobierno de Trump.

En México se anuncia, en términos del TLCAN y la OMC, un impuesto compensatorio equivalente a productos americanos que son claves para los ingresos de empresas americanas productoras y comercializadoras de bienes de consuno, así como para California y Texas y otros 20 estados americanos para los que México es el primero o segundo destino exportador.

Se desata una guerra comercial. ¡Milagro! Se crea en México un programa urgente para la sustitución de importaciones y creación de empleos - aunque en el corto plazo algunas importaciones se trasladan a China, Corea, Vietnam y Malasia. El TPP se frustra en definitiva. Las exportaciones de autos y partes acaban por imponer su lógica comercial y recuperarse con mayor valor agregado nacional.

4ª El Gobierno mexicano legaliza la mariguana y baja el nivel de violencia. Crea INMECANNNABIS, un monopolio de producción, acopio y distribución, en asociación con grandes empresas tabacaleras y farmacéuticas de los EUA. Aunque las objeciones federales en los EUA son fuertes al principio, los intereses económicos en los estados norteamericanos que han legalizado la producción y venta logran que avancen los arreglos. La mariguana “Acapulco Gold” debidamente certificada, recupera y consolida su lugar en el corazón de los consumidores norteamericano en versiones regular, orgánica, vitaminada y con aroma a chile jalapeño.

5ª Trump inicia la expulsión masiva de inmigrantes ilegales, víctimas de las restricciones a las remesas (aunque se las arreglan bien para eludir los controles). Las más afectadas son las empresas de la construcción, los hoteles, los restaurantes chinos en NY, los vitivinicultores de California, los hortaliceros y fruticultores; los hospitales, los servicios de limpieza y sobre todo los hogares de los políticos, empresarios y celebridades de todo el país. Los afectados arman tal follón que los republicanos pierden la mayoría en ambas cámaras del Congreso en 2018.

6ª Por su parte, el Gobierno mexicano se ve obligado a emprender un programa de impulso a construcción de infraestructura y a la producción agropecuaria y manufacturera para absorber a nuestros connacionales. Mejoran los niveles de empleo y salarios y el mercado nacional, lo que estimula inversiones en círculo virtuoso. Los brazos y cerebros repatriados son fuente inesperada de innovación y creatividad empresarial.

7ª Eventualmente para implementar su programa de acción “in situ” y promover las relaciones bilaterales, el Gobierno de México decide nombrar a Vicente Fox como embajador en los EUA. Es posible que Trump nos declare la Guerra; pero si la perdemos - lo más probable-, siempre podríamos beneficiarnos como Alemania y Japón de un rescate a la “Plan Marshall”. Negocio redondo…

También te puede interesar:

La opción social de un ingreso mínimo ciudadano

Cumbre ONU sobre drogas. ¿Oportunidad perdida?

Reconciliación de ISIS con Islam y Occidente. ¿Misión imposible?