Opinión

Mejores prácticas en municipios

 
1
 

 

Alcaldía León. (www.bonitoleon.com)

Por Paola Vázquez Villegas

La autora es socio IMEF Guananajuato.


En el ámbito de la rendición de cuentas, son varios factores los que determinan la efectividad de la colocación de los recursos, entre ellos, es indispensable que la ejecución de los procesos, actividades y tareas garanticen el ejercicio de una función administrativa transparente y eficaz para su buen manejo.

En este sentido, al interior del IMEF se ha analizado que el éxito del gobierno depende de la autogestión bien promovida desde el presidente municipal y los regidores, como responsables directos de los procesos, quienes deben asegurar y manifestar claramente los objetivos. Es preciso reconocer las competencias de los funcionarios que, en último estadio del proceso, implementarán mecanismos del control para delegar y solicitar resultados.

Así, ante un resultado negativo es pertinente ahondar en qué lo originó. El diagnóstico sirve para establecer un panorama inicial donde es importante preguntar sobre la pertinencia del objetivo, encontrar parámetros de medición y las medidas que se han establecido en la concurrencia de efectos no deseados y la relación causa - efecto entre otras dependencias.

Es recomendable, pues, realizar estudios eventuales de eficacia, eficiencia, impacto y sostenibilidad tomando en cuenta el cambio de las necesidades sociales y económicas. Cada municipio tiene necesidades diferentes y debe considerarse la atención en lo que da mayor utilidad y beneficio.

El logro del control de las operaciones se fundamenta en la autogestión, al promover la autonomía organizacional para definir las acciones de mejoramiento y hacerlas efectivas.

Es necesaria la comprensión por parte de cada dependencia y de los servidores públicos que la integran, a través de la realización de manuales de operación por etapas del proceso, pero reconociendo las necesidades de cada dependencia y las características de los beneficiarios. Además, debe implementarse una estrategia de comunicación interna, para publicar contingencias en los procesos, actividades y acciones requeridas para la ejecución de los planes, los programas y los proyectos necesarios para el logro de los objetivos institucionales y sociales del municipio.

Es necesaria la ejecución de planes de mejoramiento y el seguimiento efectivo de su impacto en la sociedad. Esto representará invaluables beneficios en la gestión pública. Cada dependencia requiere de un estudio preciso y autónomo de evaluación.

Si se obtiene el éxito funcional, podría convertirse en una referencia de mejores prácticas y servir de ejemplo. Una buena opción para consolidar las mejores prácticas es desafiar el proceso e integrar al ciudadano e inspirar una visión compartida donde el ciudadano, con carácter de beneficiario, provee de manera directa las áreas de oportunidad para el éxito de los objetivos.

Es importante vigilar el seguimiento de las recomendaciones generadas por los órganos de control y de las pruebas de efectividad en tiempos determinados.

En definitiva, la transparencia es fundamental. Con la voluntad de compartir información acerca de las acciones del gobierno y generar confianza, deben asumirse e identificar los roles y responsabilidades de los involucrados y cómo son vistos por los demás. Es un aspecto primordial, considerado para una relación eficaz y facilitando la participación de la comunidad y de sus diversas organizaciones.

De esta manera el buen gobierno municipal se convertirá estratégicamente en la piedra angular del municipio del futuro, con una visión integral en todas sus dependencias. Para ello es preciso implementar mecanismos de control que garanticen la observancia de las reglas y la adecuada valoración de los resultados.

En el IMEF consideramos que para maximizar los recursos financieros municipales es necesario trabajar en la efectividad de la gestión y procesos de los servicios públicos que el municipio provee a sus ciudadanos.

También te puede interesar:

Cómo evitar los colapsos financieros

Ética: la prioridad en los negocios

¿Cómo valuar una empresa de nueva creación?

>