Opinión

Meade: El reto es el Estado de derecho

 
1
 

 

Meade. (Cuartoscuro)

México tiene una multitud de problemas de muy diversa naturaleza. Sin embargo, hay uno que puede ser la llave para resolver los demás: el Estado de derecho.

Ayer, en el foro organizado por EL FINANCIERO e Interacciones pude formular algunos cuestionamientos al secretario de Hacienda, José Antonio Meade, tanto en el ámbito económico como en una visión más general.

En lo económico, uno de los temas obligados fue el tipo de cambio y el Tratado de Libre Comercio.

Meade empleó una metáfora que ha usado en otras ocasiones para explicar el comportamiento de la relación peso-dólar. Una casa puede pintarse moviendo una brocha mientras la casa permanece fija o moviendo la casa, dejando la brocha fija.

El tipo de cambio es el ‘fusible’ que permite proteger a la economía. Si no hubiera ajuste, entonces las tensiones que hoy se reflejan en el mercado cambiario se pasarían exclusivamente a las tasas de interés y a la actividad económica.

La reacción a los posibles trastornos financieros derivados de las dificultades en la renegociación del TLCAN o incluso a la salida de Estados Unidos de éste ha producido ya un alza en la paridad que le hemos reseñado.

Sin embargo, el titular de Hacienda explicó que es la forma en la que nuestro régimen cambiario asimila los cambios del entorno.

No son los asuntos de estabilidad financiera los que hoy requieren mayor atención, pues existen los mecanismos y las instituciones para hacer frente incluso a contingencias como las que las tensiones alrededor del TLCAN pueden producirse.

El secretario de Hacienda expresó con claridad su visión respecto a la gran prioridad del país: se trata del Estado de derecho.

No es que no existan problemas en otros ámbitos. Hay pobreza, corrupción, falta de productividad, inseguridad, entre muchos otros factores, probablemente si no hay un salto mayor en el tema del Estado de derecho, no se pueda avanzar en los otros aspectos.

La visión de José Antonio Meade, es que el conjunto de reformas estructurales que el país emprendió en esta administración da una buena base para crecer, pero sin Estado de derecho, la inseguridad va a inhibir la inversión; sin Estado de derecho, no existirá la legitimidad para hacer los esfuerzos fiscales necesarios para avanzar más en la lucha contra la pobreza; sin Estado de derecho, la lucha contra la corrupción no va a fructificar.

En suma, si México lograra avanzar rápidamente en asegurar la aplicación de la ley y la reducción de la impunidad, veríamos mejoría en todo un conjunto de ámbitos.

El presidente Peña, en este mismo evento, hizo un pronunciamiento que hay que tomar en cuenta: en México, el presidente de la República concentra una gran cantidad de poder, y por lo tanto las decisiones que toma tienen enormes repercusiones, que, pese a todos los contrapesos, tienen el potencial de incidir positiva o negativamente en el país.

Por esa razón, los electores deben calibrar muy bien, a quién eligen.

En próximas entregas veremos planteamientos de otros aspirantes.

Pero, en la exposición que hizo el día de ayer, creo que muchos coincidimos con el orden de prioridades que el secretario de Hacienda formuló respecto a los temas de los que se debe ocupar la próxima administración.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Que no nos asuste el dólar
La duda que resta: cómo terminar
¿Puede el Congreso impedir a Trump salir del TLCAN?