Propiedad intelectual en el TLC, semáforo en rojo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Propiedad intelectual en el TLC, semáforo en rojo

COMPARTIR

···

Propiedad intelectual en el TLC, semáforo en rojo

16/05/2018

De acuerdo con los reportes surgidos de la mesa de renegociación del TLCAN, Propiedad Intelectual es uno de los temas que siguen estando “lejos” de alcanzar acuerdos. De entrada, el asunto sugiere que, a diferencia del pasado, cuando estos temas solían ser moneda de cambio para lograr acuerdos en otros rubros, hoy el escenario ha mutado y nuestros negociadores entienden mejor la relevancia de defender ciertas posiciones en relación a derechos de autor y patentes.

Hasta donde ha trascendido, dos son los asuntos que tienen trabada la negociación. El primero estaría vinculado a las exigencias de Estados Unidos de implementar medidas efectivas para suspender la operación de sitios de internet que presumiblemente trafiquen ilícitamente con obras, básicamente películas y música, en cuanto sean identificados y se informe lo necesario al proveedor de servicios de internet. Esta petición ha sido reiteradamente discutida en el pasado, habiéndose nuestro país resistido a concederla, a través de sendas decisiones, tanto judiciales como en el Senado.

El otro gran tema que tendría atoradas las negociaciones es el de patentes farmacéuticas, que suele ser un punto de quiebre en muchos de los tratados comerciales. Una de las pretensiones de Estados Unidos es la de dotar a sus farmacéuticas de un plazo adicional de vigencia para sus patentes, de hasta cinco años, siempre que en la tramitación de la patente y del permiso de COFEPRIS se hubiese incurrido en demoras injustificadas que acorten el plazo de exclusividad del titular. Evidentemente, cuando hablamos de medicamentos patentados, un año de más en la venta exclusiva es un ingreso extraordinario para el propietario de la patente, y un gasto muy elevado para el IMSS, el ISSSTE y para los consumidores del mercado privado.

De hecho, en este punto en particular la resistencia mayor proviene de Canadá, que a lo largo de los últimos años se ha distinguido por ser uno de los fabricantes más poderosos de genéricos, y punto de origen de la manufactura para surtir medicamentos alternativos a millones de pacientes en Estados Unidos.

Adicionalmente, hay algunos puntos más relacionados a patentes farmacéuticas que son también muy sensibles de cara a la población consumidora. Uno es el relacionado a lo que es protegible bajo patente, que los negociadores estadounidenses insisten en extender a toda clase de compuestos y formas de presentación de formulaciones. Asimismo, existe también la exigencia de que a los fabricantes de medicamentos genéricos se les obligue a realizar sus propias pruebas de eficacia y seguridad terapéutica, sin utilizar como referencia las realizadas por el desarrollador del producto líder. Este último punto derivaría en un retraso notable para la llegada al mercado de copias genéricas de diversas medicinas, e inclusive, en que resulte incosteable producirlas.

Lo paradójico de estos estiras y aflojas que se han ido replicando a lo largo de las rondas de negociación del TLCAN, es que eran temas ya zanjados y acordados en el llamado TPP, que la administración Trump tiró por la borda, y que hoy constituye el referente internacional de los derechos de Propiedad Intelectual en su versión más evolucionada.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.