Opinión

Margarita: ¿o tú o ninguna?

1
   

     

Margarita Zavala. (ilustración)

Margarita Zavala ha puesto al PAN contra la pared: o la llevan de candidata presidencial o se va como independiente.

Faltan poco menos de dos años para que haya candidatos, pero en el PAN la suerte parece estar echada. Si no es ella, les divide las bases.
Lo de Margarita es un fenómeno real, que confirmó la semana pasada la encuesta de Buendía y Laredo publicada en El Universal.

Dice la encuesta que entre los miembros de Acción Nacional la exprimera dama cuenta con el respaldo del 49 por ciento y del 33 entre los independientes.

Si esa es la ventaja, no veo cómo le vayan a quitar la candidatura a Margarita Zavala.

Al contrario, para como es el panismo, mientras más la quieran marginar, más va a subir entre los militantes de ese partido.

¿Por qué es tan aceptada dentro del PAN Margarita Zavala? ¿Cuál es su fortaleza?

Uno de sus grandes aciertos fue haber sido buena primera dama, pues dominó esa difícil tarea de estar cercana a la gente y a la vez no disputarle el protagonismo a su marido.

Pero no es esa su principal virtud, que no es poca cosa. Su mejor carta de presentación es que se trata de la esposa de Felipe Calderón Hinojosa.

Los panistas tienen un muy buen concepto del gobierno que hizo Felipe Calderón.

En el olvido quedó el mal desempeño económico (producto de una crisis mundial, y al finalizar el sexenio el país creció cerca del cuatro por ciento).

Al panismo no le importa que en el combate a grupos delictivos en el sexenio anterior se mandara a la muerte a decenas de miles de culpables e inocentes. No fue culpa del gobierno sino de los narcos, dicen, y en parte tienen razón.

No hay ninguna crítica al hecho de haber entregado la educación básica al SNTE. Eso se olvidó.

Así es que la mayor carta de presentación de Margarita es ser la esposa de Felipe Calderón, un Presidente que el PAN juzga exitoso.

Que no vengan con el cuento de que Margarita está bien posicionada porque tiene carrera propia. Eso es verdad, pero ni el uno por ciento de la población se acuerda que ella fue diputada o qué hizo como legisladora.

Su fuerte es Calderón. Los negativos del exPresidente se desvanecieron por efecto de la memoria y porque el actual gobierno no le quiso cobrar ni una sola factura.

A Margarita se le asocia con esa batalla casi épica de Felipe Calderón contra López Obrador en 2006, cuando remontó una enorme ventaja que le llevaba el que ya se sentía Presidente, había informado que remodelaría Palacio Nacional para vivir ahí, y anunció su gabinete.

Así es que el PAN está en el predicamento de apoyar desde ahora a Margarita, o esperar a que crezcan otros aspirantes, a riesgo de que la exprimera dama y el exPresidente les dividan las bases y perder el 2018.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
El bazucazo ¿a Escobar?
Quieren ablandar a Nuño
¿A cuál PRI le creemos? (Y felicitaciones a Joaquín)