Opinión

Mancera, la rueda es lo de menos

1
  

    

Miguel Angel Mancera (Eladio Ortiz)

No nos hagamos bolas, el tema sustancial de la nueva polémica fresa de la Ciudad de México no es la rueda de la fortuna, ni siquiera la ubicación de la misma. La materia realmente en cuestión es la forma en que toma decisiones la autoridad capitalina, si éstas obedecen a algún plan o se inscriben en alguna lógica estratégica, o si por el contrario responden meramente a motivaciones de particulares, de negocio, o a caprichos u ocurrencias oficiales que hay que sacar adelante con el argumento de que “va porque va”.

Digo polémica fresa porque hay otros temas que merecerían la gran atención mediática, más de la que están obteniendo asuntos como la rueda de la fortuna. Sin ir más lejos, ayer el diario El País puso de principal durante buena parte del día en su portal de América un reportaje que advertía de que la red que surte de agua al exDF es de asbesto, material cancerígeno (http://bit.ly/21SZ9n2). De eso, me temo, no hablaremos tanto.

La rueda de la fortuna es un capítulo más de la zigzagueante forma de proceder del gobierno de Miguel Ángel Mancera, que ya vio cómo se le cayó el proyecto (leonino en contra de la ciudad) del Corredor Chapultepec, y que ya tuvo que hacer distintos remiendos a un Reglamento de Tránsito cuyos beneficios generales (porque los particulares para la empresa a la que se encargaron las fotomultas son demasiado evidentes) no están claros.

Con la rueda de la fortuna el gobierno capitalino volvió a tropezarse consigo mismo. Porque la administración de Mancera cree que no acarrea costos el defender durante semanas que tienen todo listo para instalar esa atracción de 80 metros de altura junto al Museo de Arte Moderno para luego, de la nada, decir que tienen todo listo para ubicarla en otro sitio. Pues si no es un carrito de hotdogs.

Vamos a lo central. A la zona del Auditorio –donde ahora pretenden instalar la rueda– le urge ordenamiento, tanto de comercio ambulante como vial. Dado que ese centro de espectáculos es referencia internacional por la cantidad de eventos programados al año, es lógico que muchos días el tránsito vehicular en esa parte de Paseo de la Reforma esté colapsado. ¿Tienen algún plan las autoridades para no sólo mitigar lo que ya era problemático sino ofrecer nuevas alternativas?
La respuesta del gobierno es balbuceante. Lo que, por supuesto, genera más suspicacias.

La verdad es que sí hay una alternativa. El arquitecto Teodoro González de León tiene un plan para conectar mediante amplias rampas peatonales la zona del Auditorio (que también cuenta con teatros y el Lunario) con Polanco y con la parte del bosque que corresponde al zoológico. Pero, claro, eso cuesta dinero.

Ese proyecto de González de León podría ser más oportuno que nunca dado que el gobierno de Mancera se acaba de anotar una gran victoria: ha logrado recuperar un estacionamiento donde se pueden acomodar más de 800 automóviles, ubicado al lado del Auditorio y que de manera por demás oscura fue concesionado hace 20 años a unos particulares, lo que implicó largos litigios para las administraciones perredistas. Aquí los antecedentes http://bit.ly/1p3qhxV

Pero no, esa buena noticia ha quedado opacada por el anuncio de que ahora la rueda estará frente a Polanco, y de que ahora sí tienen los permisos.

La polémica sólo irá en aumento. El Consejo Rector del Bosque no ha dado su aprobación final al nuevo sitio, los vecinos se lanzarán contra lo que ven como un madruguete que generará problemas generales y beneficios privados.

La rueda es lo de menos.

​Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Anaya habla de deuda… sin vergüenza
Los socios mexicanos de Trump
Al gobierno le enervan las malas noticias