Opinión

Mal humor por todas partes

 
1
 

 

Mal humor por todas partes.

Pareciera que el ‘mal humor social’ es ya una pandemia. Lo hay por todas partes.

Al margen de lo que ocurra mañana respecto al Brexit, el entorno político será diferente.

Si gana la votación a favor de la salida, tendremos el primer retroceso relevante en la globalización en este siglo, que puede generar toda una cadena de reacciones en el mismo sentido.

Si la racionalidad se impone y los votantes del Reino Unido deciden mantenerse en la Unión Europea, pese a ello, las cosas habrán cambiado.

Salvo que haya una derrota abrumadora de la tendencia separatista, se habrá puesto de manifiesto que casi la mitad de la población de Gran Bretaña, Escocia y Gales, está insatisfecha con su integración a Europa.

Aun cuando el próximo domingo en España se dé una votación que permita la formación de un gobierno, en cualquier caso quedará de manifiesto que a una gran parte de los electores españoles les disgustan las opciones políticas que tradicionalmente han tenido.

Si el resultado vuelve a impedir que se constituya un gobierno, habrá signos claros de que el sistema político está entrampado.

Si en noviembre Hillary Clinton derrota a Donald Trump en las elecciones en Estados Unidos, de cualquier manera se habrá puesto de manifiesto el cansancio de un elevado porcentaje de los estadounidenses respecto a los políticos tradicionales. Incluso con el triunfo de Hillary, es probable que gane una tendencia contraria a la globalización y la apertura.

Si ganara Trump, cambiarán muchas cosas. Entre ellas, emergerá un mayor proteccionismo y cerrazón del gobierno de Estados Unidos.

Aquí en México, los resultados electorales del 5 de junio en el país llevaron al poder a los opositores en ocho de los 12 estados en los que hubo contiendas para gobernador. Es decir, en dos terceras partes de los estados, los electores optaron por cambiar su gobierno estatal.

El PRI tenía el poder en nueve de los 12 estados en contienda. Perdió en seis de esos nueve. El PAN o sus alianzas tenían el poder en tres entidades. Perdieron en dos de ellas.

Estos hechos muestran que también en México hay una alta insatisfacción de los electores. Otra vez el mal humor.

En el contexto actual, tienen más oportunidades de ganar los opositores que quienes están en los gobiernos, tal y como los números muestran.

Ese hecho redefine el panorama y las estrategias políticas rumbo a 2018.

Creo que se equivocan quienes creen que ya todo está resuelto, que ya hay candidatos y que incluso ya se puede anticipar a un ganador.

Tenemos un mundo cambiante en el que los escenarios se mueven con gran rapidez y las circunstancias se modifican de modo inesperado.

Pero eso no quita el gran telón de fondo de las expresiones de insatisfacción con los sistemas políticos y con los gobiernos.

Esto se hará más evidente si mañana se vota 'sí' al Brexit. Pero a pesar de que la decisión fuera quedarse, de cualquier manera vamos a afrontar un mundo en el que las cosas ya no van ser igual.

El mal humor social no es sólo un asunto doméstico. Está por todas partes y más vale tomarlo en serio y… de buenas.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Qué le pega al peso?
El Brexit mexicano
Un cambio de fondo en América Latina