Opinión

Lucha anticrimen, por lo menos sean serios

   
1
  

  

marina en guerro. (cuartoscuro)

¿Será mucho pedir que los gobiernos sean serios cuando hablan de la delincuencia organizada y de la supuesta coordinación gubernamental para enfrentarla?

Pasamos de un sexenio obsesionado con que le viéramos todo el tiempo 'actuar' contra los criminales, a uno que minimiza la realidad que tiene secuestrada a entidades enteras, como Guerrero.

Noviembre cierra sus días en ese estado con una doble contabilidad del horror: fosas que vomitan decenas de cuerpos y matazones que sólo en un fin de semana cobran la vida de una treintena de guerrerenses.

Frente a ello, las declaraciones de los funcionarios enervan por su indolencia y porque desdeñan la inteligencia de los ciudadanos.

El lunes pasado, Roberto Álvarez, vocero de algo llamado Grupo de Coordinación Guerrero, destacó la labor que hacen la fFderación y el gobierno de ese estado en cuanto a combate al crimen, y deslizó que si la cosa no funciona es porque los municipios y la ciudadanía no están a la altura de lo que se requiere.

Ese día Álvarez dijo en Atando Cabos que si pensamos el combate a los criminales como una mesa, las cuatro patas serían la Federación, el gobierno estatal, los municipios y la población.

“Las dos primeras patas -según Álvarez-, la federal con el estado, están trabajando unidas y coordinadas, haciendo lo que les corresponde”.

De las otras dos patas, don Roberto señaló que “hace falta aumentar las capacidades de las policías preventivas municipales. El otro componente es el de la sociedad. En la medida en que la sociedad no participe a través de las denuncia anónima, obviamente esta pata va a estar floja y la mesa no va a estar firme”.

O sea que si los homicidios siguen al alza en México no es porque los gobiernos sean incapaces, sino porque los ciudadanos no denuncian.

No extraña que este vocero se atreva a tanto. Es un buen émulo del secretario Miguel Ángel Osorio Chong.

Tan recientemente como este mismo mes, el secretario de Gobernación aseguró en La Paz que la nueva estrategia del gobierno, anunciada por el presidente Peña Nieto en agosto pasado, y supuestamente basada en combatir los homicidios en 50 municipios, ha funcionado. El funcionario dijo a la prensa que las cifras bajan “mes con mes”, aunque no precisó mayores datos, como bien apuntaba una nota de El Universal (http://eluni.mx/2fXdau8).

¿Quieren comprobar por ustedes mismos si eso ha venido ocurriendo? Suerte, esa lista no está por ningún lado. Tan es así que el portal Animal Político terminó haciendo su propio listado a partir de los criterios que le dieron en Gobernación (http://bit.ly/2bEBDXu).

Quizá no la publican para no hacer más evidente que es una estrategia (es un decir) fallida. Como Pepe Merino publicó (http://bit.ly/2d3UoBO), quién sabe quién le recomendó a Peña & Osorio que fijaran el criterio de más violencia a partir del número de homicidios por municipio y no en la tasa por cada cien mil habitantes. Todo mal.

Al gobierno le quedan 24 meses. Es demasiado tiempo como para renunciar a exigir una estrategia que funcione. Sobre todo porque estos funcionarios no se cansan de declarar lo contrario: al fin y al cabo cuentan con que podrán desdeñar a la ciudadanía, incluso cuando ésta denuncia, como hicieron hace poco con María Elena Morera y con el Observatorio Nacional Ciudadano.

Si lo que se instala es la resignación, si todo lo que hacemos es esperar a que acabe el sexenio, que a nadie extrañen nuevas matazones y absurdas declaraciones.

Lo menos que podemos pedir es un gobierno que sea serio. ¿O ya ni eso?

Twitter: @salcamarena

También te puede interesar:
Miranda en su tinta
La parábola del optimista
Gisela, los Padrés y el debido proceso