Opinión

Los sueldos suben por el crecimiento y la inversión

Cada vez escucho de manera más frecuente que la solución para corregir el estancamiento económico en nuestro país es que se eleven los sueldos y los salarios, con lo se corregirían un sinfín de problemas, como son la caída en el consumo y la pobreza, la mala distribución del ingreso y el desempleo e incluso la inseguridad y la falta de educación.

Como ejemplo se menciona lo que sucede en la actualidad en China, en donde los salarios han logrado un incremento sustancial en los pasados dos años e incluso está perdiendo competitividad en varios mercados internacionales (lo cual ha beneficiado a nuestras exportaciones).

De aquí saltan a la conclusión de que la “solución mágica” para que nuestra economía pueda aumentar su tasa de crecimiento es elevar el gasto, el déficit público y los salarios por decreto, ya que son muy bajos en comparación a otros países y con las necesidades de la población. Además, esto haría que aumentara la demanda interna, con lo que subirían las ventas de las empresas y el crecimiento económico.

Si esto fuera la solución para lograr el desarrollo económico, no habría naciones pobres, ya que bastaría con subir los salarios por decreto y se lograría la felicidad nacional. Entonces debe sorprender que los gobiernos de Liberia y Haití no aumenten más los salarios para salir de su atraso.

Incluso se menciona que los empresarios y las empresas deberían de solidarizarse con el país y elevar los sueldos para cooperar con la recuperación nacional, ya que pagan muy poco con respecto a los países desarrollados. Sin embargo, en esos países se paga más porque su productividad es mucho más elevada, la cual está en relación directa al capital acumulado que tienen. En la medida en que el capital sea bajo, la producción por persona será reducida al igual que los salarios.

Los que mencionan la mejora salarial en China no parecen recordar que esa economía ha tenido muy elevadas tasas de inversión y de crecimiento económico en las pasadas dos décadas.

Elevar los sueldos y salarios por decreto, así como drásticos incrementos en el gasto público son soluciones simplistas y populistas que con frecuencia terminan perjudicando a quienes dicen ayudar. Países que han optado por elevar los sueldos por decreto si benefician a los trabajadores más productivos y eficientes, pero a costa de perjudicar a los menos eficientes, que con frecuencia son despedidos. Además muchas empresas no están en condiciones financieras de aumentar los sueldos, lo cual provoca que terminen cerrando sus actividades. Esto resulta en un aumento en la economía informal.


Hay que recordar que las empresas no son barriles son fondo que pueden pagar más impuestos y salarios, al mismo tiempo que continúan invirtiendo y produciendo. Ciertamente hay empresas que no cumplen la ley y se les debe aplicar los castigos correspondientes, pero esto no se puede generalizar.

La solución para elevar los sueldos y salarios es elevar la inversión productiva y el crecimiento económico, camino más difícil y lento, pero más permanente. Para lo mismo, se deben reducir o eliminar las trabas a la inversión, como son los excesivos trámites, la inseguridad jurídica y física, así como tener un gobierno más competitivo. Lo demás es populismo con elevados costos para los países.