Opinión

Los símbolos en Michoacán

Las fotografías reflejan la victoria y el aislamiento de los enemigos. El comisionado federal Alfredo Castillo y Estanislao Beltrán, vocero de las autodefensas, en el primer plano, cuando le entrega armas y lo empodera como el nuevo modelo de policía rural. En las antípodas José Manuel Mireles, destituido por los autodefensas oficiales como vocero, e investigado por el asesinato de cinco personas, en donde lo involucran. Beltrán, otra vez, en una secuencia de imágenes en la prensa cuando se iba vistiendo con el nuevo uniforme policial; Mireles, en fotos entregadas a cuentagotas por las autoridades, de pie junto a un ejecutado, donde la falta de contexto lo convierte, en el microondas de la información, en asesino. Después de más de 15 meses de haber surgido para enfrentar a “Los Caballeros Templarios”, Beltrán y Mireles, fundadores de la milicia irregular, son los símbolos de paramilitares legítimos e ilegítimos.

Los legítimos, explican funcionarios, son aquellos que legítimamente se levantaron en armas para proteger a su familia y patrimonio, y que cuando se les planteó incorporarse a las fuerzas de seguridad, lo aceptaron. Los ilegítimos son aquellos que en la coyuntura se sumaron a los legítimos, miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación que encontró en el apoyo militar y policial a las autodefensas, una manera de combatir apoyados por fuerzas federales a la banda criminal enemiga, y exCaballeros Templarios que decidieron combatir a sus mayores. La definición semántica elaborada hace meses, se convirtió en división operativa en las últimas semanas, cuando a los legítimos los identificaron con la clave “H-3” para que pudieran circular en convoyes sin ser molestados por las fuerzas de seguridad. Los medios los identificaron como un nuevo cártel, pero no era tal.

“H-3”, otro nuevo símbolo en Michoacán, encapsulaba a los paramilitares buenos. Hasta hace poco todos parecían buenos, pero hoy también hay malos. Mireles es el ejemplo. Lo protegió el gobierno cuando cayó una avioneta en donde viajaba, y fue el interlocutor válido en los más altos niveles de la administración. Héroe por meses de los medios mexicanos y extranjeros, también fue el portavoz que aún conserva, en varios frentes, esa calidad y capacidad. Valor por Michoacán, la página en Facebook que ha sido el órgano de difusión de las autodefensas, lo reconoce como líder, mientras descalifica a Beltrán y al comisionado Castillo. Uchepo Vengador, el misterioso personaje encapuchado que ha servido, deliberada o inopinadamente, como un instrumento de contrainteligencia –no está claro de quién– para señalar objetivos próximos a atacar o reforzar las capturas mediante la difusión de videos, también está alineado con Mireles.

¿Qué está pasando en Michoacán? Lo único claro es que todo es confuso y pantanoso. Uchepo (que es un tamal de maíz cuyo origen es prehispánico) Vengador es el botón de muestra. El 4 de abril, días después de la muerte de Enrique Plancarte, uno de los líderes históricos de “Los Caballeros Templarios”, difundió su “primer video” sobre @princesabanda, la cuenta en Twitter de la hija del capo abatido que ha hecho una carrera como cantante grupera, porque “debe sufrir como muchos sufrimos por los suyos”. Aparentemente desvinculado, ese mismo día la PGR detuvo a Jesús Reyna, secretario de Gobierno michoacano, y lo trasladó a la SEIDO a declarar. La PGR difundió días después que cuando estaba a punto de ser detenido, Plancarte le pidió ayuda a Reyna para escapar.

Las vinculaciones de las autodefensas ilegítimas con las autoridades, para fines de propaganda, se fue consolidando. El 28 de abril fue capturado el presidente municipal y el tesorero de Lázaro Cárdenas, Arquímides Oseguera y Omar Soto, por presuntos vínculos con el narco. Un día después, el Uchepo Vengador difundió un video donde están los dos en una comida con Servando Gómez, “La Tuta”, uno de los líderes templarios, junto con otros funcionarios y un dirigente empresarial, que no han sido detenidos. Cuatro días antes, la página de Facebook de la Policía Comunitaria de Tepalcaltepec, que respalda a Beltrán, dio a conocer el video donde se encuentra Reyna y un líder transportista con “La Tuta”. Los videos, utilizados como un brazo de la justicia, fueron obtenidos en los cateos de la PGR y los militares a casas de miembros de la delincuencia organizada, y sólo una parte de ellos han sido difundidos.

Las autoridades han empleado a autodefensas legítimas e ilegítimas, sin distinciones ni discrecionalidad, para apuntalar una acción propagandística y verosimilitud jurídica. Este método funciona en el mundo gris donde no cabe el dilema moral de los criminales buenos y los malos, en el que se muevan los órganos de seguridad y de inteligencia que operan en las cañerías michoacanas. Los eventos públicos de este fin de semana en Michoacán, se pueden ver como un ejercicio de propaganda para dar tiempo a que los problemas de fondo en el estado puedan ser resueltos en el largo plazo. Por ello la utilización de los símbolos, donde ser legítimo o ilegítimo es irrelevante. Los dos grupos son objetivamente desechables, una vez que se cumplan los objetivos que se planteó el gobierno federal.