Opinión

Los secretos de
Mama Rosa

La élite mexicana está partida por la captura de Rosa del Carmen Verduzco, Mama Rosa, que había convertido su albergue La Gran Familia, en Zamora, en uno de los puntos que nadie podía dejar de visitar cuando estuviera en esa comunidad michoacana por el trabajo social que desarrollaba. Durante muchos años Mama Rosa recibió fondos públicos y privados, federales y locales, nacionales e internacionales. El expresidente Vicente Fox, cuya esposa Marta Sahagún es zamorana, apoyó enormemente al albergue desde Los Pinos y no dejó de estar cerca de ella. Los gobiernos estatales de Leonel Godoy y Fausto Vallejo respaldaron sus esfuerzos, como también lo hicieron los de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, a través de las secretarías de Educación Pública y Desarrollo Social que le otorgaron recursos para seguir operando.

Mama Rosa fue capturada en su albergue por agentes de la PGR en un operativo el martes pasado encabezado por el Ejército. Con ella detuvieron a otros trabajadores del centro acusados de maltrato y abuso sexual, quienes junto con la octogenaria enfrentarán los cargos en la subprocuraduría federal que atiende los casos de delincuencia organizada. El procurador general, Jesús Murillo Karam, se dijo sorprendido por las malas condiciones en las que hallaron a casi 600 personas en ese albergue, que fue cateado por petición del gobernador Salvador Jara, quien respondió a las denuncias que en su escaso mes al frente de la administración estatal, recibió de la sociedad acomodada de Zamora. La discusión pública se encuentra invadida por los actos de fe sobre su inocencia, derivados del conocimiento personal de Verduzco, y la agresiva forma como se dio la detención.

Un grupo de intelectuales encabezados por Enrique Krauze y Jean Meyer, han defendido abiertamente a Mama Rosa, que conocieron por conducto de Luis González y González, fundador del capítulo de El Colegio de México en Zamora. González y González fue mentor de una generación de historiadores a los que presentó con Mama Rosa, a quien trataron durante años y conocieron de primera mano lo que todavía algunos de ellos recuerdan como impecable trabajo en el albergue. ¿Qué sucedió en los últimos años de La Gran Familia? Eso es lo que deberán aclarar y probar las autoridades federales.

La historia jurídica que falta por escribirse se concretará en algún tiempo. Lo que aún es incierto desde un punto de vista sociológico, es qué pasará con los secretos de Mama Rosa.

La acalorada discusión pública sobre su figura y sus probables responsabilidades penales ocultan una vieja historia conocida en las élites zamoranas. Mama Rosa es el epítome de años de perversión de una sociedad ultra conservadora en Zamora, uno de los centros de agitación durante la Guerra Cristera que estalló en los años 20 en Jalisco, Guanajuato y Michoacán, donde ella ha sido por años la albacea de los secretos de la alta sociedad zamorana y de otras comunidades en la región.

Mama Rosa fue por algún tiempo monja, recuerdan historiadores que la conocieron, y comenzó a recoger, proteger y alimentar a niños que encontraba en las calles de Zamora y las comunidades cercanas, con lo que empezó hace 66 años el trabajo social que fue abruptamente interrumpido esta semana. En los años 80 y 90, una vez consolidado su albergue, algunas señoritas católicas a ultranza de la alta sociedad, le llevaron el producto de sus pecados. Mama Rosa recibió los hijos no deseados de esas élites que, además, no podían ser reconocidos como una obra fuera de matrimonio.

Mama Rosa los recibió y fue acumulando con absoluta discreción todo el inventario de perversiones de una sociedad de extremismo religioso que mantuvo en silencio cómplice los orígenes de algunos de los niños que fueron recibidos en La Gran Familia, y por el cual también esa élite del valle michoacano pagaba mensualmente una compensación por su remordimiento. Zamora, como cualquier sociedad donde el conservadurismo es ley, vivió sus transgresiones. Durante años tuvo una de las zonas de tolerancia más famosas del país –la más grande y concurrida del viejo territorio cristero–, y los gobiernos vieron en el albergue una válvula de escape. Hace años le enviaban a Mama Rosa a niños delincuentes ante la ausencia de reclusorios para ellos, que asumía como propios –de ahí viene el sobrenombre cariñoso de Mama–. A varios de ellos los adoptó incluso.

Durante décadas, Mama Rosa sirvió como equilibrio social en la región, poseedora de los secretos de las clases más pudientes y poderosas, con más que perder si alguna vez se supiera qué era lo que escondía como un tesoro prohibido. La historia de estos años sobre el origen de algunos niños quizá nunca se sepa. Quedará sólo en la cabeza de la confesora de las pasiones prohibidas y los actos castigados por Dios, encerrada en la cárcel a sus 88 años, sin la fuerza viril que durante décadas mostró al frente del albergue, escuchando acusaciones que no van con su biografía ni con su historia, pero que al final ahí se escribió, en La Gran Familia, donde ahora las denuncias de una nueva generación de aquella élite a la que protegió, la llevaron a prisión.