Opinión

Los retos del próximo Gobernador del Banco
de México. Parte I

 
1
 

 

Banxico

El Banco de México, nuestro banco central, fue fundado en 1925 como parte del génesis institucional de México, bajo el mando de Plutarco Elías Calles, entonces presidente de nuestro país (“Fundadores. Calles y Gómez Morín”, 2011).

Si bien ha habido varios cismas dentro de la historia del Banco de México —que se encuentran bien documentados en “Historia del Banco de México”, (2015)—, la transformación que ha experimentado nuestro Instituto Central en los últimos 24 años —a raíz de haber alcanzado la autonomía constitucional en 1993—, ha puesto los pilares para ser un verdadero banco central de clase mundial. En este sentido, se ha recorrido un largo y nutrido camino.

Por el lado de los instrumentos, Banxico transitó de utilizar “el corto” (o “Sistema de Saldos Acumulados”) como instrumento de política monetaria —un artificio monetario que servía de “señal” para los mercados financieros, cuando el nivel de equilibrio de la tasa de interés no podía ser determinado por oferta y demanda dada la aguda crisis de 1994-1995 y sus vestigios—, en donde cualquier día podía llevarse a cabo un anuncio para modificar el monto de dicho instrumento, hasta poder contar con un calendario de reuniones programadas de política monetaria (2003, primero cada dos semanas y paulatinamente se fue “espaciando” a 8 reuniones al año) y retomar la tasa de referencia como instrumento de política monetaria (septiembre de 2005 de manera preliminar y “oficializado” en febrero de 2008).

Por el lado de los objetivos, Banxico adoptó un esquema de objetivo de inflación (inflation target) en 2001 y en el 2002 se determinó que dicho objetivo (de largo plazo) sería de tres por ciento, con un “margen de fluctuación” de un punto porcentual alrededor del objetivo. Si bien dicho objetivo se logró alcanzar brevemente en octubre de 2005, fue hasta enero de 2015 cuando se conquistó plenamente.

Por el lado de comunicación, Banxico pasó de la secrecía que caracterizó a todos los bancos centrales del mundo por un largo periodo de tiempo, a una institución más abierta, con comunicados de política monetaria —explicando la racionalidad de la decisión que tomó la Junta de Gobierno—, un Informe trimestral con conferencia de prensa —que incorporó proyecciones del staff sobre las principales variables económicas, así como diversos análisis sobre temas relevantes—, un Informe de Estabilidad Financiera, un sinnúmero de bases de datos y reportes sobre el sistema financiero mexicano, un sitio de Internet que ha evolucionado y más recientemente con la publicación de las minutas de las reuniones de política monetaria, así como de las ponencias de los miembros de la Junta de Gobierno y una amplia utilización de redes sociales, entre muchas otras cosas más.

No tengo duda de que hoy por hoy, Banxico es una autoridad monetaria de clase mundial. Lo mejor de todo es que considero que la mayoría de los participantes de los mercados financieros locales y globales, así como la población en general así lo percibe. El respeto que se le tiene al Banco de México en todos los rincones del mundo es uno de los logros que debemos aquilatar los mexicanos.

No por nada, los únicos dos exgobernadores que ha tenido nuestro Instituto Central, Miguel Mancera y Guillermo Ortiz, continúan siendo referencia en cuanto a manejo de política monetaria se refiere a nivel global y en particular, el Dr. Ortiz está siempre presente en los grandes foros de dicusión económico y financiera a nivel global como el Foro Económico Mundial en Davos, las reuniones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el G30 y el Aspen Institute —entre muchos otros foros—, siendo de los máximos referentes en política económica y arquitectura del sistema financiero global, junto con otros grandes economistas, incluyendo algunos quienes han sido galardonados con el Premio Nobel de Economía.

Asimismo, no por nada el gobernador actual, el Dr. Agustín Carstens —además de participar en foros como los que acabo de comentar—, ha sido elegido por un comité formado por los banqueros centrales más importantes del mundo, para dirigir el Banco de Pagos Internacionales (o Bank for International Settlements, BIS) en Basilea, Suiza —donde se dirige la regulación financiera y bancaria a nivel mundial (entre otras cosas)—, en diciembre próximo.

Así es como tendremos un nuevo Gobernador del Banco de México a partir de diciembre de este año.

En mi opinión, los avances que ha logrado Banxico en estos últimos años han sido muchos y muy importantes para construir la sólida credibilidad que caracteriza a nuestro banco central. No obstante lo anterior, todavía no está exento de retos y de áreas de oportunidad, que me concentraré en comentar la próxima semana en este mismo espacio.

Referencias
Banco de México. Fundadores. Calles y Gómez Morín. Publicado por el Banco de México: Ciudad de México, 2011.
Banco de México. Historia del Banco de México. Publicado por el Banco de México: Ciudad de México, 2015.


*El autor es director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas de Grupo Financiero Banorte y presidente del Comité Nacional del Estudios Económicos del IMEF. Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, ni del IMEF, por lo que son responsabilidad exclusiva del autor.

Twitter: @G_Casillas

También te puede interesar:
​Los retos de nuestro siguiente presidente
La posibilidad de someter a Trump a juicio político
La importancia de las elecciones del próximo domingo 14 de junio