Opinión

Los posibles efectos
de la reforma fiscal
de EU en México

 
1


Reforma Fiscal

Es probable que para este 22 de diciembre recibamos como regalo navideño la aprobación de la reforma fiscal en Estados Unidos. Esta reforma va a tener efectos en todo el mundo. ¿Cuáles pudieran ser sus implicaciones para nuestra economía?

El pasado 2 de noviembre de 2017, el Partido Republicano presentó ante la Cámara de Representantes el Proyecto Reforma Fiscal para 2018, conocido como el 'Tax Cuts and Jobs Act', el cual fue aprobado el pasado 11 de noviembre de 2017 por el Comité de Medios y Arbitrios (Committee on Ways and Means) de la Cámara de Representantes, para entrar en vigor en los ejercicios fiscales que comiencen después de 2017.

Por otra parte, el día 2 de diciembre de 2017 fue aprobada por tan sólo dos votos de ventaja en forma definitiva por parte del Senado, un proyecto alternativo de reforma fiscal ('US Senate Tax Bill'), el cual entraría en vigor en los ejercicios fiscales que comiencen después de 2018.

Actualmente una comisión bicameral está realizando la fusión de ambas propuestas para su promulgación por parte del Ejecutivo antes del fin de año (22 de diciembre). El acuerdo principal para que el proyecto sea aprobado por mayoría simple es que el efecto de esta reforma no incida en un déficit fiscal superior a 1.5 billones de dólares en un plazo de 10 años.

La esencia fundamental de la propuesta consiste en reducir la tasa de impuesto sobre ingresos a las empresas de 35 a 20 por ciento. Por otra parte, se plantea un programa de repatriación de las utilidades que las empresas americanas mantienen en el extranjero, cobrando una tasa de entre 12 y 14 por ciento. Las propuestas también plantean la deducibilidad inmediata de 100 por ciento para ciertas inversiones en activos fijos.

Dentro de los efectos que pueden preverse se destacaría lo siguiente:

1. La reforma puede prolongar el ciclo de bonanza de la economía norteamericana, que ya cumple ocho años en terreno positivo. La simple expectativa de esta reforma ya ha generado un reimpulso en la actividad económica en este año. Los mercados financieros reflejan optimismo, marcando récords históricos. La actividad económica se ha acelerado y el mercado laboral se encuentra prácticamente en pleno empleo. Este efecto es sumamente positivo para nuestra economía.

2. Un impacto negativo de corto plazo se tiene por una posible contracción en los flujos de inversión extranjera directa de Estados Unidos hacia nuestro país. Tenemos una tasa efectiva de impuestos de cerca de 50 por ciento. No se tiene la posibilidad de la deducción inmediata más que en empresas pequeñas, y muchos conceptos no son deducibles al 100 por ciento como las prestaciones sociales. Una menor inversión extranjera podría generar un menor crecimiento en la economía mexicana, y una mayor presión cambiaria.

3. Menores flujos de inversión no es lo mismo que una salida de las empresas establecidas en México. La integración económica que se ha estado dando en la región de Norteamérica es muy profunda y es un proceso natural. Difícil de revertir.

4. El programa de repatriación de utilidades puede frenar los proyectos de inversión de las empresas americanas en México, ya que ante recursos escasos, puede preferirse aprovechar la oportunidad de repatriar esas utilidades que se estima suman más de 2.6 billones de dólares, posponiendo proyectos de expansión en México.

5. Es muy probable que las reducciones en los impuestos incidan en un incremento en el déficit fiscal en Estados Unidos, lo que tendrá consecuencias en los mercados financieros internacionales y también podría presionar a la Reserva Federal para que en el futuro incremente su tasa de referencia (tasa de corto plazo), a una velocidad más rápida de lo previsto hasta ahora, por los propios mercados.

6. La reducción de impuestos en Estados Unidos impacta a todo el mundo. Es probable que otros países reaccionen reduciendo también sus tasas sobre ingresos, por lo que se estaría detonando una guerra de tasas fiscales. Esto nos podría llevar a un efecto de mayores déficits fiscales en varios países, con sus consecuencias en los mercados financieros globales.

Es probable que la propuesta del Senado de diferir la aplicación de estas reducciones de impuestos hasta el ejercicio fiscal de 2019, se imponga respecto a la propuesta de los representantes. Esto nos daría tiempo para que una vez pasadas las elecciones presidenciales y entrando en funciones una nueva legislatura, se tenga que proponer una reforma fiscal más amigable para la inversión.

* Presidente de Bursamétrica.

Correo: eofarrills@bursametrica.com

Twitter: @EOFarrilS59

También te puede interesar:
Cinco cisnes negros globales para 2018
El balance de la era Carstens
La economía mexicana en octubre, recuperación incipiente

Sign up for free