Opinión

Los millennials y las elecciones

 
1
 

 

Material electoral. (Instituto Nacional Electoral)

En México los millennials representan en términos de votación nacional cerca de 37 por ciento. Los medios digitales son su mejor fuente de información, de sociabilidad y cotorreo, de protesta y de monitoreo a sus políticos y están en línea alrededor de 7 horas al día. Su vida social es intensa, pero ocurre en la red, ahí es en donde son participativos, críticos y exigentes, volátiles, autosuficientes y autónomos.

Esta nueva generación está en contra de los modelos tradicionales, y son políticamente independientes versus la generación silenciosa y los baby boomers (es decir los que nacieron después de la segunda guerra mundial) Los millennials consideran a los partidos no como una solución a los problemas, sino parte del problema.

De acuerdo al estudio “La generación Milennials y la nueva política” de Antoni Gutiérrez-Rubí, su desánimo encuentra una válvula de escape en la tecnología social. ¿Qué esperan estos jóvenes de entre 20 y 35 años de edad de la política?

¿Cómo pueden los partidos políticos involucrarlos?

Estos jóvenes de entre 20 y 35 años de edad no tienen orientación política definida, sin embargo, los partidos políticos deben buscar sin duda nuevas formas y también contenidos para que su participación sea posible, sus bases se agotan, ya no son suficientes, por lo que su futuro está en juego.

¿Puede la política ser digital para éste segmento de la sociedad “líquido? La respuesta es sí. Lo anterior demanda aceptar que como lo define el estudio citado, esta nueva generación quiere ser incorporada como activistas y no como militantes, y lo anterior implica su participación en las decisiones, sólo así será posible construir los puentes y conectar con esta nueva generación.

Los partidos políticos deben así modificar su estrategia, que demanda mayor cercanía, información y no más simulación. De esta forma, la estrategia de campaña para este segmento debe ser diferenciada. Las campañas políticas tradicionales no son posibles en la red. Los mensajes sin contenido, los bots (en tierra podrían asemejarse a los acarreados) la rigidez de la campaña así como la lejanía con los votantes son caducas y despreciadas.

Una nueva generación ha surgido y no son receptores pasivos, están dispuestos, según numerosos estudios a organizarse en torno a asuntos particulares, en torno a la solución de problemas (ejemplo change.org).

Si bien los partidos políticos no son aplicaciones, la política debe mostrar su poder para efectivamente poder representar a una ciudadanía que quiere erradicarlos. Insisto una vez más, si no se adaptan a los nuevos tiempos y logran ser organizaciones permeables y atractivas para que de manera directa y utilizando las redes sociales de manera estratégica planteen soluciones reales a sus preocupaciones y algo que les afecta, de no hacerlo serán prescindibles para la sociedad.

El enojo, o desafección de los millenials por la falta de respuestas y resultados va más allá de la ideología de los partidos y crece día a día y se alimenta de crisis económica, inseguridad y corrupción.

El escándalo a nivel mundial de la que fuimos testigos esta semana de los Panama Papers aunado a la indignación generada por las políticas de No Circula otorgan certeza a los millennials…. los políticos y la política no sirven para nada.

También te puede interesar:

La democracia en tiempos de indignación

Independientes ¿populistas?

¿Independientes o partidos?