Opinión

Los miedos a López Obrador

     
1
 

    

dudas.  En sus declaraciones 3de3, AMLO aseguró no poseer propiedades ni tarjetas de crédito y vivir con un sueldo de 50 mil pesos mensuales.

El 16 de marzo, el semanario británico The Economist publicó lo que desde hace semanas los inversionistas en Estados Unidos hablan y temen: que Andrés Manuel López Obrador gane la presidencia en 2018. “Es una posibilidad que regocija a algunos y aterroriza a otros”, apuntó. “Una figura nacional de relevancia durante 20 años, ha tronado contra los privilegios, la corrupción y la clase política. Barriéndolos, les dice a los pobres, sus vidas mejorarán. Muchos otros oyen en ese mensaje la amenaza de un carismático populista que castigará al sector privado, debilitará las instituciones y revertirá las reformas. La mayor preocupación es que lo ven como una versión mexicana del finado Hugo Chávez, un autócrata que destruyó la economía de Venezuela y lastimó su democracia”.

En las últimas semanas, inversionistas en Nueva York han invitado a expertos mexicanos para que les platiquen sobre las posibilidades reales que tiene López Obrador. Una de las mayores preocupaciones es cuando ven en las encuestas que Morena es un partido que ha crecido como ningún otro sin necesidad de la mano de López Obrador, y que cuando se le suma el precandidato, los votos que le añade hacen que, en este momento, parezca inevitable su victoria el próximo año. Algunos inversionistas están haciendo sus cálculos. De acuerdo con personas que platicaron con ellos, si López Obrador gana la presidencia, sacarán sus inversiones de México.

Las posibilidades de López Obrador fueron reforzadas esta semana por las encuestas de EL FINANCIERO y El Universal, donde pese a discrepancias importantes con respecto al mejor candidato del PRI, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, coinciden en la fortaleza del tabasqueño. O está en segundo lugar con empate técnico con la panista Margarita Zavala (EL FINANCIERO) o le saca una ligera ventaja (El Universal). En todo caso, López Obrador es el único de todos los presidenciales cuya aparición en la boleta electoral el 3 de junio del próximo año está garantizada, mientras que todos sus adversarios tendrán que competir internamente para conquistar la candidatura. Es decir, no perderá tiempo en luchas fraternas ni sufrirá desgaste en su partido.

Esas percepciones y los temores de los inversionistas llegaron el miércoles al Comité de Seguridad Interna y Asuntos Gubernamentales del Senado estadounidense, donde el republicano de Arizona, John McCain, le dijo en una audiencia al general John Kelly, secretario de Seguridad Interna de la administración Trump: “Tenemos un problema con México. Hay mucho sentimiento antiestadounidense en México. Si la elección en México fuera mañana, probablemente habría un antiestadounidense de ala izquierda como presidente. Eso no puede ser bueno para Estados Unidos”. Kelly respondió: “No sería bueno para Estados Unidos ni para México”.

McCain, que fue candidato a la presidencia en 2008, es probablemente el republicano más cercano a México y más reconocido por sus gobiernos, así como una de las principales voces en el Capitolio que siempre defienden a México. Su pregunta era la expresión de los grupos de interés en su país. Las principales contribuciones electorales de McCain en los seis últimos años suman 11 millones de dólares y han salido, en orden de importancia, de los grupos de interés en seguros e inversiones, bienes raíces, despachos de abogados, el lobby de Israel, empresariales, cabilderos, financieros, aseguradoras, empresas eléctricas y de salud, varios de esos sectores con negocios en México. Entre las principales empresas que aportan dinero a sus campañas se encuentran algunas que hacen negocios en México o están en sectores que podrían participar aprovechando reformas, como la energética.

Los comentarios de McCain le permitieron a Kelly airear lo que dentro del propio gobierno del presidente Donald Trump debe ser un tema del que se habla cuando analizan las perspectivas de México. En un artículo publicado en la conservadora revista National Review, a finales de enero pasado, José Cárdenas, que trabajó en el Consejo Nacional de Seguridad y el Departamento de Estado durante el gobierno de George W. Bush, había anticipado el sentir: “Un aspirante a imitador de Hugo Chávez está compitiendo por la presidencia montado sobre una ola anti-Trump al sur de la frontera. Un gobierno que no sea amigo en nuestra frontera sur podría complicar varios temas de manera significativa, desde seguridad fronteriza, contraterrorismo, hasta la cooperación contra el narcotráfico y las deportaciones y restricciones para la migración centroamericana”.

“Para los empresarios mexicanos y la clase política -reportó en enero el diario inglés Financial Times- López Obrador, quien dice que Fidel Castro fue un gigante de la estatura de Mandela, es un prospecto aterrador debido a su oposición a las reformas estructurales que el presidente Enrique Peña Nieto ha implementado, especialmente a la apertura del sector energético a la inversión privada”. Rex Tillerson, el secretario de Estado que como presidente del Consejo de Administración de Exxon negoció ser parte de un grupo que ganó una de las rondas en diciembre pasado para explorar, extraer y comercializar petróleo en aguas profundas, es una de las voces que han expresado esos temores internamente, que se han ido extendiendo aceleradamente.

López Obrador puede no interpretar este creciente sentimiento en su contra como un problema, sino como un activo político, lo que puede ser un error de lectura a menos que no sólo le sea indiferente tener una relación hostil con el gobierno y los sectores empresariales de Estados Unidos, sino que tenga alternativas para compensar un eventual enfriamiento financiero, económico, comercial, político y de seguridad, con esa nación.

Nota: Esta columna dejará de publicarse toda la Semana Santa.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
No dispare, soy periodista
El misterio de Tecnoradio (II)
La corrupción de Odebrecht