Opinión

Los indios, la comisionada y el 'mexican moment'

Ahora que, otra vez, estamos ante lo que algunos presentan como el inicio de una nueva prosperidad, ha surgido una declaración que nos recuerda que el modelo de desarrollo de México tiene un gran déficit. Esta voz de alerta no es la de un intelectual, ni la de una conocida académica. Sin embargo, su expresión nos deja claro que, en efecto, este supuesto arribo a un gran momento para México está lastrado porque no hemos arreglado la casa, aunque estemos ofertando ya buena parte de sus tesoros.

Nuvia Mayorga es la titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Antes de ese puesto, Mayorga había sido colaboradora de Miguel Ángel Osorio Chong en Hidalgo. Contadora de oficio, fue secretaria de Finanzas de su estado. ¿Por qué acabó en la CDI? Quién sabe, pues nada en su CV habla de interés o experiencia en ese campo. El miércoles, Mayorga le dio una entrevista a Reforma. En ella dijo esto:

P. ¿Cuál es el principal proyecto de la CDI?

R. Proyectos productivos supervisados. Si no los supervisas, les das el dinero, compran 50 borregas y a lo mejor se las reparten o se las comen en los 15 años de la hija, o en la boda del hijo, o a lo mejor van a tener para comer seis meses. Les tenemos que enseñar que tienen que trabajar. El sacar la marginación es de los tres niveles de Gobierno, pero nos tiene que ayudar la población a ser productivos. Los proyectos productivos es el reto prioritario, a través de la supervisión, de la capacitación, del asesoramiento, para que los dejen madurar y dejen que crezcan los proyectos productivos para que tengan un ingreso.

“Les tenemos que enseñar que tienen que trabajar”... ¿De verdad ese es el problema que tienen los pueblos indígenas de nuestro país? O sea, ¿son flojos?, ¿o necios: indios ladinos que nomás no entienden que tienen que chambear? Y, según Doña Nuvia, encima son unos irresponsables que despilfarran su patrimonio en hacer fiestones.

Lo bueno de que estén muertos Fernando Benítez, Carlos Montemayor y Luis Villoro es que se evitaron la pena de leer que el problema de nuestra cuestión indígena pasa, no por corregir las enormes injusticias en contra de esos pueblos, sino por enseñarles a ganar el salario mínimo o a vender bien sus borregas.

Bajo esa lógica, si hoy fuera el levantamiento zapatista no faltaría quien desde el gobierno les dijera que no jodan, que aprendan a trabajar, que si no leyeron en la revisa Time que estamos en el mexican moment, que qué indios estos tan incultos con sus estúpidos reclamos centenarios.

Hace 25 años, Carlos Fuentes en un prólogo de Los Indios de México, de Benítez, escribió:

“Los indios de México son parte de nuestra comunidad policultural y multirracial, olvidarlos es condenarnos al olvido a nosotros mismos. La justicia que ellos reciban será inseparable de la que nos rija a nosotros mismos. Los indios de México son el fiel de la balanza de nuestra posibilidad comunitaria. No seremos hombres y mujeres justos si no compartimos la justicia con ellos. No seremos hombres y mujeres satisfechos si no compartimos el pan con ellos”.

Apunte final. Hace justo un año, cuando se supo que Mayorga pidió 7.5 millones de pesos para remodelar sus oficinas, la comisionada justificó así el gasto: “Nosotros atendemos los problemas de pobreza y pobreza extrema, pero no por eso debemos tener oficinas pobres”.