Opinión

Los focos rojos de 2015 (II)

El miércoles pasado le contaba en estas mismas líneas parte del escenario electoral del próximo año para el Partido Revolucionario Institucional. Le decía que para los priistas hay tres focos rojos, es decir, vislumbran un alto riesgo de perder tres estados que hoy gobiernan. Se trata de Michoacán, Nuevo León y San Luis Potosí.

Nuevo León fue el tema del pasado miércoles, con su vapuleado gobernador y su incómodo padre. Hoy hablaremos de San Luis Potosí.

El PRI teme perder la gubernatura potosina por el pésimo trabajo del gobernador Fernando Toranzo Fernández, quien se ha ganado a pulso el repudio de los potosinos. En primer lugar, es público y sabido que quien manda en el estado y dice la última palabra es su esposa, la señora María Luisa Ramos Segura.

Con Toranzo al frente del gobierno, se perdió la tradicional seguridad y tranquilidad de que gozaban los potosinos y Los Zetas tomaron posesión del estado. El narco penetró hasta la médula en muchos sectores de la sociedad. De pronto se dieron cuenta que tenían en casa lo que veían con horror de otros estados en las noticias. La estratégica ubicación geográfica de San Luis Potosí que tantas ventajas les ha dado históricamente, fue aprovechada también por Los Zetas.

¿Y qué hizo Fernando Toranzo ante eso? Nada, absolutamente nada. Bueno sí, disculpe, hizo algo: se escondió.

El repudio popular contra Toranzo ha sido claro y manifiesto en varias ocasiones. En la decimocuarta edición del Festival San Luis Potosí, él y su esposa fueron abucheados en la Plaza de Los Fundadores, apenas en abril pasado. La rechifla obligó al gobernador a apresurar la inauguración del evento. Dejó a un lado el discurso que llevaba preparado y apenas pronunció unas cuantas palabras, argumentando que la gente quería ya el inicio del festival.

En otra ocasión, el joven Omar Yahir Pineda lanzó un zapato contra Toranzo, mientras pronunciaba un discurso en un auditorio. Protestaba por la falta de atención del gobierno estatal a temas ambientales.

El gobierno de Fernando Toranzo poco o nada ha hecho en sonados casos de secuestros contra importantes empresarios –o algún familiar–, delito impensable en San Luis Potosí hasta antes del inicio de su gobierno. Pero no sólo los ricos han sido víctimas de la delincuencia sin control. Por ejemplo, los comerciantes ambulantes y formales se quejan de las extorsiones de que son objeto por parte de Los Zetas.

El pueblo potosino no sólo reprocha a Toranzo su cobardía para enfrentar la inseguridad o de ser parte de jugosos negocios con el desarrollo urbano del estado. Además, lo señalan como encubridor del Cura VIP y pederasta, Eduardo Córdova Bautista, acusado de haber abusado sexualmente de al menos 100 menores de edad durante 30 años.

Córdova Bautista fue durante años muy cercano a los más altos círculos del poder en San Luis Potosí, por eso el mote de Cura VIP. Hasta antes de huir, Córdova Bautista fue consejero ciudadano de Transparencia y Vigilancia para las Adquisiciones y Contratación de Obra Pública del gobierno del priista Fernando Toranzo Fernández.

Por cierto…

Muchas explicaciones tendría que dar Miguel Ángel Yunes Linares, quien fue exhibido, otra vez, en una grabación telefónica planeando la entrega de, presuntamente, siete y medio millones de pesos en efectivo al panista queretano Miguel Martínez Peñalosa. ¿De dónde los sacó? ¿Para qué eran? A ver si lo hace.