Opinión

Los consensos y el
‘factor Meade’

 
1
 

 

Meade. (Cuartoscuro)

En medio de la crisis que fracturó al Senado mexicano por la destitución del titular de la Fepade, Santiago Nieto, el jueves por la noche fue aprobada la Ley de Ingresos de la Federación para 2018.

Los votos a favor fueron 90, del PRI y PVEM, pero también del PAN y del PRD. Mientras que los votos en contra fueron 29, de la fracción PT-Morena y algunos del PAN.

¿Cómo es posible que en el momento de más encono entre el PRI y la oposición, derivado del tema de la Fepade, se haya podido aprobar una Ley de Ingresos con 75 por ciento de los votos emitidos?

¿Qué fue lo que pasó para que la actitud de la oposición cambiara luego de que se planteaba paralizar la discusión del Paquete Económico si el PRI no accedía cambiar su posición?

Ocurrió algo que a veces no se valora en México: hubo virtualmente un consenso.

No se logró unanimidad en la aprobación, pero la mayoría fue abrumadora a pesar del ambiente que se vivía en el Senado.

Esta mayoría no se construye mágicamente. Hubo un trabajo de diálogo y discusión por parte del equipo de Hacienda, encabezado por el secretario Meade, que obtuvo este resultado.

Ya había pasado en la Cámara de Diputados, que primero aprobó esta Ley. El resultado en la votación en lo general fue de 337 votos a favor y 44 en contra. Es decir, se logró obtener 89 por ciento de los votos emitidos.

No fue la primera vez que ocurrió. El Paquete Económico de 2017 fue presentado por Meade prácticamente a unas horas de ser nombrado secretario de Hacienda.

La Ley de Ingresos en el Senado fue votada el año pasado por 79 votos a favor y 10 en contra. Es decir, con el apoyo de 88 por ciento de los votos emitidos. En la Cámara de Diputados, el resultado fue de 406 votos a favor contra 43 en contra; el 90 por ciento favorables.

Y el Presupuesto de Egresos, que a veces pareciera la parte más conflictiva del Paquete Económico, tuvo 438 votos a favor por 36 en contra; un porcentaje favorable de 92 por ciento. En todos los casos, con votos favorables de la oposición.

Como titular de Hacienda en el último año del gobierno de Calderón, Meade ya había conseguido que el Senado aprobara la Ley de Ingresos de 2012 con 72 votos a favor y 11 en contra, es decir, con la aprobación de 87 por ciento de los votos emitidos. Entre los diputados, el resultado fue 328 votos a favor, 68 en contra y nueve abstenciones; 81 por ciento del voto favorable.

Y el Presupuesto de 2012 tuvo 425 votos favorables contra 27 en contra y cinco abstenciones; el porcentaje favorable fue de 93 por ciento.

El hecho de que los partidos opositores, diferentes en los dos casos, hayan aceptado sumarse a la aprobación del Paquete Económico, implica un ejercicio de diálogo, negociación y persuasión.

Esos resultados y esos porcentajes no salen solos.

El ambiente de encono, como el que se vivió la semana pasada no se distiende en automático. Hay que invertir energía, tiempo, talento.

Cuando se habla de que Meade es un aspirante a la candidatura priista con sesgo técnico y no político, se ignoran los resultados que consignamos arriba y que probablemente se replicarán cuando se vote el Presupuesto para 2018 en un par de semanas.

¿Cuántos secretarios podrían presentar este porcentaje de votos favorables entre las iniciativas importantes que han enviado?

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La decisión de Azcárraga
¿Se podrá frenar el encarecimiento del dólar?
¿Nos pegará la reforma fiscal de Trump?