Opinión

Los cohetes y las varas
del secretario Guajardo

1
  

   

Ildefonso Guajardo

El miércoles 15 de octubre de 2014, en el Teatro de la Ciudad de Monterrey, Rodrigo Medina rendía su Quinto Informe de Gobierno. Entre una cascada de autoelogios, el gobernante priista destacó el acuerdo logrado para que en Nuevo León se instalara la armadora coreana KIA.

Entre quienes esa noche festejaron los supuestos logros del hoy apestado Medina estaba Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía, y por entonces aspirante a la candidatura tricolor a la gubernatura.

Era tiempo de echar cohetes, así que el ánimo de los priistas en el Teatro de la Ciudad era de alegría mal disimulada. Nuevo León, según la versión oficial, se dirigía al progreso. Ya sólo faltaba que el PRI decidiera quién, entre la senadora Ivonne Álvarez e Ildefonso Guajardo, sería su abanderado en las elecciones de 2015.

Esa noche Ildefonso se dedicó a repartir sonrisas y abrazos, para nada a cuestionar lo dicho por Medina, para nada a manifestar dudas sobre las condiciones en que había sido negociada la llegada de la automotriz KIA, cosa que –quién lo hubiera dicho– el secretario de Economía hace desde hace algunas semanas, cosa que repitió ni más ni menos ayer en declaraciones a EL FINANCIERO.

Guajardo merece una ayudadita de memoria. Digo, si va a dar una 'explicación' del problemón que hoy tenemos por no cumplirle a los coreanos lo pactado (acuerdo leonino que sacaron los asiáticos, hay que decir), pues no suena nada bien que ni más ni menos el secretario de Economía desde 2012 nos salga en pleno 2016 con que el error fue de la armadora, porque, en palabras del funcionario, “KIA tuvo una falla estratégica cuando llegó a México: en lugar de venir a tocar primero la puerta del gobierno federal, fue directamente a los estados a ver qué le ofrecían para su instalación”.

Ildefonso agregó: “Se generan distorsiones cuando las cosas no se empiezan como se deben. Cuando se llegó al acuerdo con el gobierno de Nuevo León, yo hice observaciones sobre conductas que no eran buenas prácticas y estas observaciones fueron desatendidas. A pesar de mi instrucción se llegó a un acuerdo en el que había un par de cosas que no eran prácticas comunes, como el tema de la devolución del Impuesto sobre la Renta en materia de terrenos, cosas que no son lo que hacemos regularmente en este tipo de acuerdos”. http://bit.ly/1ToT8oc

¿“Observaciones sobre conductas que no eran buenas prácticas”? Achis. ¿A quién se las dijo? ¿En dónde las dijo? Porque si ustedes ponen en Google, por ejemplo, “manifiesta reservas Guajardo sobre negociación de Nuevo León con KIA” no sale nada previo a la fecha del verdadero punto de inflexión de este problema, que es la elección del Bronco, o la derrota del PRI en junio de 2015, como ustedes gusten.
Y si sólo lo dijo 'en corto' y ni como secretario de Economía, pudo hacer valer su criterio, pues… en fin.

Lo que sí sale en Google son las entusiastas palabras de Ildefonso en el anuncio presidencial, en agosto de 2014, de la llegada de KIA a México:

“El verano de 2014 será recordado como un hito en la industria automotriz mexicana”, sentenció el secretario al presidente Peña en esa ocasión.

¿A quién le agradeció ese día de promesas de prosperidad el gobernador Medina? Adivinaron. A Poncho: “Agradezco el apoyo del secretario de Economía que, por instrucciones del señor Presidente, ha estado presente en estas negociaciones, en este trabajo conjunto”. http://bit.ly/1WbZAFV

Tiempo de recoger varas, secretario Guajardo, y de comerse, aunque sea un poquito, la lengua.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
¿De puente? Guía de viaje por México según EU
EPN y el gobierno que nunca quiso la movilidad
Hoy No Circula: el derecho a criticar