Opinión

Los cinco principales factores del entorno global para 2016

 
1
 

 

fed

La economía mundial no ha terminado de salir de la profunda crisis en la que se sometió a partir de la tragedia financiera y el crack inmobiliario de 2008. Como prueba de ello, tenemos ahora una fase de muy bajo crecimiento en la mayoría de las regiones en el mundo y el riesgo de deflación todavía está presente, a pesar de las agresivas políticas monetarias implementadas en diversos países.

Los principales factores externos que estarán presentes en 2016 pudieran determinarse como sigue:

1. El efecto de la agresiva expansión de la liquidez proveniente de fuentes distintas al dólar. El Banco de la Reserva Federal concluyó su experimento de excesiva creación de dinero en octubre de 2014. El patrón de comportamiento de los mercados globales se caracterizaba por una debilidad del dólar, tasas de interés de largo plazo en dólares excesivamente bajas, tendencia alcista en las materias primas y en las bolsas americanas. La abundante liquidez en dólares también permeaba a los mercados emergentes, propiciando apreciación de sus monedas y tasas de interés reducidas con flujos de inversión financiera de magnitud considerable en esos países.

A partir de junio de 2014, cuando el Banco Central del Euro anunció que iba a adoptar también políticas agresivas de creación de euros, y con la ya establecida política de impresión agresiva de yenes por parte del Banco de Japón, la liquidez conjunta que se está creando por parte de estos dos Bancos excede en 40 por ciento a la que en su momento más alto creó la Fed. 1.4 billones de dólares al año están creando estos dos institutos centrales. El programa del Banco del Euro termina hasta septiembre de 2016, y pudiera prolongarse por algún tiempo más. Así que a lo largo del año entrante vamos a seguir observando las distorsiones que estas políticas generan: sobrevaluación del dólar; tasas de interés exageradamente bajas en Europa y en Japón; tendencia a la baja en las materias primas, y tendencia alcista en las bolsas de Europa y Japón. Los flujos de inversión excedentes, sin embargo, pudieran estarse retrayendo de las economías emergentes como resultado de la normalización de las tasas de interés.

2. Efecto de la normalización de tasas de interés. El Banco de la Reserva Federal iniciará a finales de este año o en el primer trimestre del año entrante el proceso de normalización de tasas de interés. Es una fase que va a tardar varios años y tiene una serie de consecuencias importantes. La primera es una retracción de los flujos de inversión de los mercados emergentes hacia el dólar.

Otro de los efectos tangibles es que muchos países van a tener que ajustar al alza sus tasas de interés para conservar su competitividad financiera respecto del dólar.

Este factor incidirá en mantener al dólar caro, y el alza de las tasas va a incrementar los déficits fiscales de la gran mayoría de los países. Con lo que pudiéramos esperar ajustes fiscales en la gran mayoría de las economías.

3. La desaceleración de China. No se descarta que la economía de China vaya desacelerándose aún más, con diferentes impactos globales: el primero de ellos es una mayor presión a la baja en los precios de las materias primas, con lo cual las economías emergentes, dependientes del mercado chino, se van a ver afectados aún más.

El lado positivo de esta desinflación es que permitiría que el proceso de normalización de tasas de interés sea más gradual. También es probable que China implemente medidas más intensas para mantener un mínimo de crecimiento.

4. El levantamiento de sanciones a Irán. El proceso de eliminación de las sanciones económicas a Irán llevará su tiempo, ya que éstas no se levantarán hasta que Occidente se asegure de la destrucción de las instalaciones nucleares con fines militares, pero es muy probable que en 2016 se inicie este desmantelamiento de restricciones donde lo más visible será su retorno al mercado internacional de hidrocarburos. Irán puede llegar a producir en el mediano plazo hasta cuatro millones de barriles diarios, lo que implica precios bajos de los hidrocarburos por varios años.

5. Factores geopolíticos. Consideramos que el principal riesgo se encuentra en Siria, Irak y sus países vecinos, en donde el Estado Islámico tiene ocupados importantes territorios. En el caso de Siria, Rusia apoya al presidente Bashar al-Asad, y ha estado enviando bombardeos aéreos y tropas a los territorios invadidos por el EI. Estados Unidos apoya a los rebeldes moderados, ya que quisiera derrocar a Bashar.

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar: 
Débil mercado laboral en EU podría diferir aún más la normalización de Tasas
El petróleo se hunde, contra todo pronóstico
El dólar se dispara, ¿en dónde está el techo?