Opinión

Los amateurs

 
1
   

    

El presidente Enrique Peña Nieto nombró hoy a Virgilio Andrade como nuevo titular de la SFP. (Cuartoscuro)

Hace quince años Virgilio Andrade fue banquero. Y ahora lo es de nuevo. Bueno, no. Va otra vez.

Hace quince años Virgilio Andrade ocupó la Secretaría Técnica de Banrural durante poco más de un año (de mayo de 2002 a octubre de 2003).

Antes de ocupar ese puesto en Banrural, Andrade fungió (durante diez meses) como director adjunto de Legislación Financiera del área de Banca de Ahorro de la Secretaría de Hacienda.

Finalmente, don Andrade fue parte (dice un boletín de Hacienda) de “grupos de trabajo que dieron lugar a la Ley del IPAB en 1998”.

El viernes pasado, con ese portentoso currículum en el ramo bancario, Virgilio Andrade fue nombrado director general del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi). En otras palabras, encabezará (es un decir) un banco de desarrollo.

El tema no es Virgilio, el tema son sus jefes. El inmediato, Luis Videgaray (para variar Meade se prestó a operar instrucciones), y el jefe del jefe: Enrique Peña Nieto.

Hace diez días cambió el mundo. Y uno de los primeros coletazos de ese giro provocado por la llegada al poder de Donald Trump ha pegado en México.

La semana pasada nuestro país sufrió la primera embestida del delirio trumpiano.

Al correr de los días sólo una cosa es segura. El inmaduro que los vecinos eligieron por presidente nos atacará de nuevo.

Encima, el riesgo del ataque ha crecido porque la bestia está herida. Su inestable orgullo quedó maltrecho luego de que, a pesar de sus titubeos, Peña Nieto lograra evitar ser aplastado en las negociaciones del muro que pretende el gobierno de Estados Unidos... hasta ahora.

Al redactar esto, como seguro les pasará a ustedes, reviso las redes sociales para ver si Trump no ha lanzado ya otra retrógrada iniciativa, en contra de México o de alguien más. Twitter como sirena antibombardeos.

¿Qué hacer?

Para empezar, exigir ser representados por gente en la que se pueda confiar. Gente que por su talento, por su experiencia y por su capacidad de liderazgo nos demuestre que en medio de esta tormenta el timón está en las manos adecuadas. Para empezar, eso.

¿Qué necesidad tenía el gobierno de, justo en este momento, recuperarle el salario al señor Andrade?

Cuando más urgidos están de no perder (más) credibilidad, Videgaray y Peña proceden a un nombramiento que tendrá repercusiones mucho más allá del ámbito financiero.

Reintegrar a Virgilio al gobierno envía la señal inequívoca de que Videgaray y Peña desdeñan, incluso en esta hora grave, a la opinión pública.

Justo cuando se deben ofrecer muestras de que habrá un cambio en el gobierno, que sabrán incorporar a las mejores y los mejores para enfrentar los embates trumpianos, la administración machaca su tonada: los puestos para los mismos, qué importa que no sean los mejores.

Bansefi nos demuestra que los jefes del gobierno no quieren sumar talento, oír voces distintas, ampliar el horizonte.

En este gobierno hay tres méritos que valen: o vienes de Atlacomulco, o eres cuate de los tiempos del pupitre itamita (con la variante 'cuate del itamita mayor'), o (mermado) perteneces a la sucursal hidalguense. No hay más.

Hace quince años Virgilio no era banquero. Y hoy, con su palmarés, en la iniciativa privada no habría banco que lo hiciera su director general.

A pesar de sus pininos como banquero don Andrade es un amateur. Amateurismo, exactamente el ingrediente que no necesitamos añadir a nuestra tormenta perfecta.

Crisis tras crisis, este gobierno no entiende. Pero esta vez el riesgo es inmenso. No es un tiempo para amateurs. México podría pagar muy caro las novatadas.

Recapacite, presidente.

Twitter: @salcamarena

También te puede interesar:

Construir el (otro) muro
Nuestro Bernie Sanders (Spoiler: No es el Dr. Narro)
Los autogoles de AMLO