Opinión

Los 16 de MVS sentados
frente a EPN

Cuatro mesas a la derecha del presidium, donde el presidente Enrique Peña Nieto se encontraba en la reunión con los dueños de las televisoras y radiodifusoras del país, había una mesa que destilaba parquedad y sobriedad total: la de MVS, presidida por Joaquín Vargas. Fue la mesa en la que ninguno de sus dieciséis integrantes aplaudió cuando Tristán Canales entregó a Peña el reconocimiento de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT). Ninguno se movió.

Fue triste para mi atestiguar que en este encuentro, donde fácilmente había mil invitados, prácticamente nadie hablaba positivamente del presidente. Todos con quienes crucé palabras dudaban de la profundidad y efectividad del plan que había presentado a mediodía para combatir la inseguridad y la violencia. Acaso una persona dijo que se pronunciaría a favor de lo anunciado, pero porque le tocaba hacer un posicionamiento público a nombre del empresariado mexicano.

Pero lo demás eran reflejos de un ensombrecido e incrédulo gremio: que si las zonas económicas especiales ya se habían intentado establecer en los años noventa y no funcionaron; que si la propuesta del número de identidad individual ya venía de tiempo atrás; que el tema de la lucha contra la corrupción lo había relegado hasta la penúltima propuesta, que si el plan estaba lleno de refritos…

Eran las reacciones de personas del sector de la radiodifusión que aplaudieron a cuentagotas la presencia del Ejecutivo; pero que le demandaban más. En las pantallas se veía la imagen de Javier Alatorre, del Chavo del Ocho y de Raúl Velasco; pero en las mesas la gente decía que el presidente había carecido de una expresión de mea culpa que lo conectara con la ciudadanía, sobre todo ante el profundo dolor e indignación.

Yo no coincido con la incredulidad de muchos ante el plan presentado ayer por Peña. Pienso que su propuesta es ambiciosa en lo legal, pero que la gente está sedienta de acciones ejecutivas ejemplares, que muestren soluciones tangibles hoy, 28 de noviembre, y no para las que tengamos que esperar semanas o meses a que el Congreso las apruebe. ¿Mandos únicos?, bien. ¿Número de emergencias 911?, bien. ¿Seccionamiento de competencias locales vs. federales para que ya nadie se eche la bolita cuando estalla una crisis?, bien. ¿Zonas especiales económicas en el sur?, bien. ¿Sistema nacional anticorrupción con un fiscal especial?, bien.

Todo muy bien, pero ¿cuál de esas inicia hoy viernes 28? Repito lo que dije en estas líneas ayer: al presidente hay que apoyarlo, punto. Recuérdese: lo elegimos democrática y legalmente; y no hay ninguna alternativa institucional visible que pueda resolver el doloroso momento que vive el país.

Twitter: @SOYCarlosMota