Opinión

Lo supimos antes que
el FMI

 
1
 

 

González Anaya. (Braulio Tenorio)

José Antonio González Anaya cumplió este martes su segundo día en la Secretaría de Hacienda.

Ayer, en medio de una charla con el autor de esta columna, debió interrumpir la conversación por un momento pues había acordado una conferencia telefónica con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

Regresa al viejo escritorio del secretario, uno que comenzó a usar José Ives Limantour, y que estuvo perdido hasta que hace algunos años se rescató. Cuenta que además de presentarse con su nueva responsabilidad, le informó también a Lagarde que Alejandro Díaz de León fue designado gobernador del Banco de México.

“Te enteraste tú antes que la directora del FMI”, me dice, pues me había dado el dato minutos antes.

Pepe Toño, como lo llaman sus amigos, regresa a la dependencia que quizá conoce más que ninguna otra.

Entre 2002 y el 30 de noviembre de 2012 tuvo diversas encomiendas en la secretaría. Desde la coordinación de asesores del secretario hasta la Subsecretaría de Ingresos.

“Cuando me integré a la secretaría me mandaron a un pequeño cubículo hasta el fondo. Creo que por lo menos ahora la oficina es más grande”, dice.

Cuando un país cambia en la misma semana los dos puestos más relevantes del medio financiero, al secretario de Hacienda y al gobernador del Banco Central, podría haber cierto grado de ansiedad.

En México no lo hubo. Ayer por la noche, la paridad del peso frente al dólar se ubicaba en 18.53, uno de los puntos más bajos en casi dos meses.

Los dos funcionarios son ampliamente conocidos en el medio financiero e inspiran confianza. En otro texto hablaremos de Díaz de León.

González Anaya sabe que no llegó a hacer una tarea meramente inercial a Hacienda.

2018 se percibe como un año de grandes retos, por la posibilidad de que Estados Unidos pueda dejar el TLCAN, que haya una reforma fiscal en ese país que modifique el entorno para las empresas, que suban más las tasas de interés en la Unión Americana y haya un escenario de incertidumbre electoral.

El secretario señala que ya se han tomado medidas que permiten colocar las finanzas del país en una posición más sólida, en caso de enfrentar esas circunstancias. Pero desde luego habrá una vigilancia estrecha de las variables económicas.

El exdirector de Pemex y del IMSS se ha ganado una fama, basada en los hechos, de que no hay nadie mejor que él para garantizar la disciplina del gasto y el uso eficiente de los recursos. Aunque recuerda que Hacienda no ejecuta el gasto, sino que lo hacen las dependencias.

Sin embargo, en calidad de secretario de Hacienda seguramente la influencia que tendrá su visión respecto a la disciplina del gasto se va a extender más.

Era inevitable cuestionarlo respecto a la reforma fiscal en Estados Unidos. Nos pide esperar a que se apruebe en el Senado y posteriormente se consolide con lo aprobado en la Cámara de Representantes. Sin embargo, de entrada, pide analizar con detenimiento las cargas fiscales efectivas, pues considera que en materia de impuesto corporativo México seguiría siendo competitivo, aunque Estados Unidos baje su tasa federal a 20 por ciento.

¿Habrá cambios en el equipo? Ya veremos, nos responde, y reitera que Hacienda tiene uno de los mejores grupos de colaboradores, muchos de los cuales son además sus conocidos y amigos.

Pero, nunca se sabe qué pueda venir en el futuro.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Los retos de Meade
¿Podría ganar Meade a AMLO?
Un ‘destape’ que ya viene