Opinión

Lo que viene después
del 7 de junio

 
1
 

 

ME. Lo que viene después del 7 de junio.

Mañana es el último día para publicar encuestas de intención de voto. Y salvo que haya variaciones muy grandes en los últimos levantamientos, hay dos o tres conclusiones que pueden ya elaborarse.

1.- Como pocas veces, tenemos un buen número de elecciones para gobernador que van a ser muy disputadas. Los partidos que triunfen en cada una de ellas lo van a hacer por muy pocos puntos. El aspecto positivo de esto es el reflejo de la intensa competencia electoral que tenemos en México. El aspecto negativo implica la posibilidad de que haya un proceso postelectoral que alargue la contienda y se vaya ahora a los tribunales, pues con diferencias pequeñas en los resultados, las fuerzas políticas que pierdan difícilmente van a dejar de buscar opciones para tratar de cambiar los resultados en el escritorio.

2.- Aunque no puede descartarse alguna variación de último minuto, si no hubiera sorpresas, el PRI consolidará su posición como la fuerza política que más votos recibió y con certeza, en su alianza con el Verde, también será la coalición que tenga más diputados en la Cámara. No es imposible, además, que en esta coalición o sumando a Nueva Alianza (si mantiene el registro), con quien en diversas ocasiones han votado conjuntamente, puedan lograr la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

3.- Gane o pierda en las elecciones, Jaime Rodríguez, El Bronco, ya abrió terreno y mostró que puede haber candidatos independientes que sean competitivos. Este hecho tiene el lado positivo de que se abre la posibilidad de terminar con la “partidocracia”, y el lado negativo de que también se genera la posibilidad de que figuras carismáticas que manejen un discurso populista, podrían convertirse en aspirantes a gubernaturas o aun a la presidencia de la República.

4.- Más allá del resultado electoral específico, que implica una cierta composición de la Cámara de Diputados así como del mapa político nacional, los resultados tendrán implicación relevante para 2018, en varios sentidos. Por ejemplo, si el PRD logra una votación que mantenga al menos sus promedios históricos, será una derrota para las aspiraciones presidenciales de AMLO. Pero si sucede lo opuesto, será un importante peldaño para ellas. También aspirantes y suspirantes del PRI y del PAN sin duda se verán afectados por los resultados. En otra ocasión vemos los detalles.

5.- Las elecciones intermedias pueden establecer un antes y un después para el gobierno de Enrique Peña. Me parece que, dependiendo de sus resultados, en el lapso del 8 de junio y hasta la instalación del Congreso en septiembre, podría haber un realineamiento de personas, es decir, cambios en el gabinete, así como una redefinición de prioridades, para la segunda mitad del sexenio.

6.- En términos económicos de corto plazo, el proceso electoral no va a tener impacto significativo en la dinámica de la economía en este año. Más que el resultado específico de la elección, si ésta transcurre sin sobresaltos mayores, será mucho más importante para la economía del país cómo le vaya a la industria en Estados Unidos que cuál sea la composición específica del Congreso o los resultados electorales locales.

Seguiremos mañana.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Quien no pueda con el cargo, que se vaya
La polémica sobre encuestas y economía
Más trascendente que la energética