Opinión

Lo que ve el que vive

 

El mundo es un lugar extraño y misterioso. Stefania Dubrovina, modelo de 17 años, sufrió un feroz ataque de su hermana. Gamés lo leyó en su periódico Reforma. Elizaveta estaba muy cerca de cumplir los 20 y un oscuro deseo desprendido de los celos que siempre sintió por la belleza de su hermana menor.

Una noche la atacó, le sacó los ojos y le cortó las orejas. Una versión sostiene que esto ocurrió bajo el efecto de las drogas que consumió la hermana mayor. Los hechos ocurrieron en un departamento de San Petesburgo. Una tía de las jóvenes dijo que ellas no tuvieron la culpa de vivir esa niñez que las destruyó. Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y se preguntó: ¿qué pudieron vivir estas dos niñas rusas como para que una de ellas le sacara los ojos y le cortara las orejas a la otra? ¿Quién podría responder a este enigma? Quizá Sófocles, o Daniel Arizmendi El Mochaorejas.

Gil lo leyó en su periódico El Universal. En Piedras Negras, un bebé de cinco meses de edad fue golpeado por su padre, Marco Antonio Tovar, de 18 años de edad. Después de golpear al bebé el padre lo metió en el congelador del refri. El bebé estuvo a punto de morir de hipotermia, pero sus tías de 12 y 16 años lo rescataron y lo llevaron a un hospital.

Gamés caminó sobre la duela de cedro blanco y caviló: ¿qué vivió ese joven padre para golpear a su hijo y luego meterlo al congelador? ¿Quién podría explicar este misterio? Tal vez Dostoievski, o Herodes.

Una pareja se tomaba selfies con una pistola, le quitó las balas al arma y se apuntaban a la sien, primero él, luego ella. Entre que sí y que no, ¡pum! Él se voló la tapa de los sesos ante los ojos de su pareja. Gilga lo leyó en La silla rota. Él se despidió de este mundo raro a los 43 años. ¿Quién podría aclarar este episodio del azar y la estupidez? ¿Cesare Pavese, o el increíble profesor Zobeck? Lo dicho: el mundo es un lugar extraño.

ASTEROIDE
Científicos del Jet Propulsion en Pasadena, California, han dicho que hay una posibilidad remota de que un asteroide de 30 metros de diámetro impacte en la Tierra el 28 de septiembre de 2017. En esa fecha, los candidatos a la presidencia de México estarán contendiendo, los partidos gastando dinero a mansalva, las campañas negativas a punto de empezar. Gil no cantaría victoria respecto a esa colisión, miren ustedes: el precio del petróleo parecía duro como el mismísimo asteroide y vean lo que ocurrió; el peso no sabía de volatilidad y caracho, Videgaray, Carstens y Gamés tuvieron que tomar cartas en el asunto; todo indicaba que dos peritajes para esclarecer los hechos de la noche en que desaparecieron y asesinaron a 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa serían suficientes, parecía remota la posibilidad de que tres peritajes se enredaran, y ya ven a dónde hemos llegado. Penumbra de peritos, le ha llamado Héctor Aguilar a esa olla de engrudo hecho bolas.

1
 

 LIÓPEZ AGAIN

Andrés Manuel López Obrador.

¿Y cómo dejar fuera de esta página del fondo a Liópez, si cada día que pasa hace declaraciones más locas, más hirsutas, más delirantes?

Liópez le da crédito a la hija de Joaquín Guzmán Loera, en declaraciones a The Guardian, y le compra la versión a la hija del Chapo de que su papá pagó campañas y que tenía un acuerdo político con gobierno mexicano que no fue respetado. Ah, traidores, no respetaron el trato que hicieron con un hombre leal y serio, un hombre de palabra.

Dice Liópez: “En el 2012 se usó dinero de procedencia ilícita para imponer a Peña Nieto y ahora se está dando a conocer con esta declaración de la hija del Chapo (…). Exijo que se abra una investigación y que se conozcan los pormenores de este asunto (…). Que el Chapo, antes de ser extraditado, diga todo lo que sabe del apoyo que le dio a Enrique Peña Nieto”. Total: de una declaración confusa de la hija de Guzmán Loera, Liópez ha concluido que El Chapo puso dinero en la campaña del presidente Peña. ¿Así o más demente?

Oigan: ¿Y si la campaña presidencial a la cual El Chapo le hubiera puesto dinero hubiera sido la de Liópez? En serio, ¿qué pasaría? Porque es obvio que a Liópez no le alcanzaría con el dinero que el SME le quitó a sus jubilados para dárselos al amigo de Martín Esparza, es decir Liópez.

Parece ser que se ha desmayado Carmen ante la sola idea, y Beatriz, que persigue candidatura, ha pedido las sales, y Vasconcelos se ha puesto al piano para interpretar la Trágica de Mahler. Oigan, ya en serio, controlen a su fiera. ¿No pueden? No importa, la realidad siempre se encarga. Como diría Garibay: lo que ve el que vive.

La máxima de Voltaire espetó en el ático de las frases célebres: “Azar es una palabra vacía de sentido, nada puede existir sin causa”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Kramer vs. Kramer
Todos quieren destaparse
La caballada famélica