Opinión

Lo que no puede dejar de ver en las reformas

Vaya que es denso y diverso el paquete de cambios legislativos asociados con la reforma energética.

De acuerdo al calendario planteado por los legisladores, su discusión va darse, o a comenzar, hasta la segunda quincena de junio, cuando se convoque a un tercer periodo extraordinario.

Me parece que el contenido de las leyes es más bien técnico. A diferencia de la discusión política asociada con la reforma constitucional, las leyes secundarias van a múltiples detalles que no van a dar materia prima para un debate de sesgo político.

Un primer acercamiento a las 21 leyes que se modifican o se emiten, me dejó algunos puntos que creo que no se han destacado en los primeros análisis.

1- Hacienda deja más libre a Pemex pero sigue con el control de los hidrocarburos. Las reformas dejan mucho más margen de maniobra a Pemex, en su nueva definición de empresa productiva del Estado. Un detalle aparentemente menor pero muy importante es el tema de las remuneraciones, que no estará sujeto a las restricciones de la burocracia y tendrá que ser consistente con lo que ocurre en la industria (eso hará que, por ejemplo, el director general de Pemex será probablemente el funcionario público mejor remunerado).

La renta petrolera será manejada por el Fondo Mexicano de Petróleo. El consejo de este Fondo estará integrado por tres consejeros del gobierno y cuatro independientes. Pero las decisiones cruciales de asignación deberán ser tomadas por mayoría de cinco. Considerando que los del gobierno votarán como bloque, no podría darse el caso de que los independientes impongan una decisión sobre la del gobierno. Hacienda seguirá al mando.

2- Los detalles de la remuneración en los contratos serán determinantes para atraer inversión privada. Los esquemas definidos en las leyes secundarias fijan una cuota contractual para el periodo exploratorio; luego vienen las regalías para el Estado, que estarán en función sea del valor bruto de la producción o de un porcentaje de la utilidad operativa.

En el caso de los contratos de licencias, además habrá un bono que deberá pagar quien obtiene la licencia (una especie de garantía de seriedad) y una contraprestación más estará asociada a la utilidad operativa o al valor de los hidrocarburos. Va a ser muy complicada la determinación de la utilidad operativa. Los interesados van a empezar desde ya a hacer corridas financieras para explorar lo interesante que puedan ser estos contratos. Las leyes no lo van a resolver aún.

3- Adiós al sindicato en el Consejo. Se acabaron los consejeros del sindicato en Pemex. Sólo habrá en el Consejo cinco funcionarios públicos y cinco consejeros independientes. Una excelente noticia para la conducción de la empresa.

4- Los secretarios de Finanzas estatales deben (o deberían) estar ya arrastrando el lápiz. El cambio en el régimen fiscal de Pemex tiene el potencial de modificar fuertemente los ingresos de los estados. Se plantean cambios para que no sea así. Pero tendrán que verse con lupa.

Seguiremos este análisis.

Twitter: @E_Q_