Opinión

Lo que no le dijo Heineken a Peña Nieto…

1
 

 

especial Heineken

Sí. El presidente Enrique Peña Nieto ha entrado en la ruta de capturar los anuncios de inversión de las compañías globales y hacerlos suyos, hacerlos compartidos, para que no quede duda alguna de algo que estaba un poco olvidado en estos años: que el valor económico lo crean las empresas. Pareciera que el priismo finalmente se hartó de que 99 por ciento de los mexicanos siga creyendo que el crecimiento económico depende de lo que se decida en Los Pinos o en Hacienda.

Ya ocurrió con las automotrices. Ahora vienen otras industrias.
El anuncio de inversión de Heineken ayer para montar una planta cervecera en Chihuahua con siete mil 500 millones de pesos es un refrendo de esto. El presidente recordó que este es un país destinado a la inversión multinacional, y que tanto el mercado interno como el de exportación es mejor servirlo desde una producción mexicana. Por eso Peña habló del “buen ambiente, óptimo para invertir, para generar empleo, para generar oportunidades de desarrollo”.

Pero lo que no escuchó Peña de parte de los directivos de Heineken fue cuándo llegará The Sub a este país. ¿Qué es The Sub? Es una de las innovaciones más promisorias —acaso la más— del mercado de la cerveza de las últimas décadas. Se trata de un sistema de cápsulas herméticamente cerradas, cada una de las cuales contiene ocho litros de cerveza que puede permanecer fresca durante 15 días incluso después de estar abierta.

El sistema está diseñado para tenerlo en casa, es fabricado por la poderosa empresa Krups —que también hace unas cafeteras para el hogar muy vendidas en Europa—, y enfría la cerveza a la temperatura perfecta: dos grados centígrados. Cada cápsula sirve ocho vasos de cerveza. Es una especie de Nespresso, pero de cerveza. Actualmente sólo se vende en Francia, España, Italia y Holanda.

Heineken reportó hace pocos días que el crecimiento que tienen en México es de doble dígito. Sus marcas Tecate y XX son claves aquí. También dijo que está ganando participación de mercado, lo que implica que pudiera estar robando pedazos importantes a las marcas de la belga AB Inbev. Se podría argumentar intuitivamente que marcas como Pacífico, León o Victoria estarían sufriendo frente a las de la holandesa, pero habría que corroborarlo con datos.

Heineken es una empresa con alta inversión en investigación y desarrollo. Así lo dijo hace poco su presidente Jean-Francois van Boxmeer: “…nuestra tasa de innovación alcanzó 7.7 por ciento”. También aseguró que su nueva plataforma llamada Innovators Brewhouse está lista para “mantener un flujo continuo de pensamiento fresco hacia la compañía”. Es lo que permite que iniciativas como The Sub despunten. Ojalá pronto se anuncien para el mercado mexicano.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Oleada de canadienses a Saltillo
Costco, más productivo en México que en España
¿Será Don Julio lo que es Buchanan’s?