Opinión

Lo que implica el petróleo de 40 dólares

1
 

 

Petroleo

Si hay alguien que le diga que sabe cuál va a ser la futura trayectoria de los precios del crudo… es que está mal informado.

La realidad es que tenemos un nivel de incertidumbre demasiado grande como para poder anticipar de forma razonablemente precisa.

Pero, con todo y todo, hay que tratar de anticipar. Ayer Banamex dio a conocer sus escenarios sobre el precio del crudo. Para la mezcla mexicana considera una previsión de 53 dólares en promedio para 2015 con un escenario pesimista de 45 dólares y uno optimista de 60 dólares.

La trayectoria probable la visualiza con una tendencia a la baja en la primera mitad del año y una recuperación en la segunda.

Aun considerando el escenario optimista, habría una caída del precio del crudo de 31 por ciento respecto al promedio del año pasado, o de 41 por ciento comparado con el nivel medio de 2012.

Para 2016, el escenario de Banamex visualiza un rango de 60 a 70 dólares por barril, considerando un precio de 63 dólares en su escenario central.

En otras palabras, los niveles bajos del precio del crudo se ven por lo menos para un lapso de dos años y quizás incluso más.

Hay cambios profundos en la economía que derivarán de esta condición y que, en medio de las turbulencias, no se han podido ver con claridad.
Le enumero algunos.

1. Se están generando estímulos para sectores, tecnologías y productos intensivos en energía. Desde el uso de vehículos automotores con motores de gasolina más grandes hasta el crecimiento de industrias que usan intensivamente la electricidad, como las metalúrgicas o la producción de maquinaria.

2. Las tecnologías ahorradoras o las energías alternas van a sufrir cada vez más para instalarse. Desde los caros vehículos híbridos o totalmente eléctricos, hasta el uso de las tecnologías generadoras de electricidad, basadas en el viento o en el Sol, van a perder competitividad. Ya no se diga la energía nuclear. Va a ser muy difícil competir con gas natural de 2.90 dólares por millón de BTU, la cotización más baja en muchos años.

3. Las empresas energéticas van a tener rendimientos muy diferentes según a lo que se dediquen. Las eléctricas están de fiesta pues se está abaratando su materia prima más importante. Las refinadoras probablemente volverán a tener demanda ante un aumento del consumo de gasolinas. Las especializadas en energías renovables probablemente perderán. Y las productoras pueden perder en función del esquema fiscal en el que operen, pues en algunos casos quizás sean los Estados los que vean deteriorada la renta petrolera que pueden obtener. En el caso específico de Pemex como empresa, hay que analizar con más detalle cuál será el impacto en el mediano plazo.

4. Los ganadores de corto plazo son los consumidores. Aun en México, si el menor precio de las gasolinas persistiera hasta el fin del monopolio de Pemex, habrá ventajas. Para 2017 tendríamos gasolineras con marcas diferentes y en 2018, precios libres. Es decir, en tres años, el mercado se parecerá al que hay en otros lugares del mundo, en donde ahora los consumidores están de fiesta.

Twitter: @E_Q_