Opinión

Lo positivo y negativo de EPN

 
1
 

 

Enrique Peña Nieto

La crítica objetiva supone reconocer lo positivo, si lo hay, y lo negativo de un gobierno, si se quiere ir más allá de una posición dogmática, ideológica o partidista.

La presidencia de EPN arroja fallas en sus primeros tres años de gobierno, pero también algunos cambios positivos. La tardía reforma energética implica un avance estructural con frutos a mediano plazo.

En este sexenio no podemos hablar de una reforma fiscal, sólo de una miscelánea fiscal que aumentó los impuestos y las obligaciones a los contribuyentes, lo que abonó al bajo crecimiento. La reforma laboral no funcionó, casi ninguna empresa, por la cantidad de reglamentaciones e inseguridad jurídica, aplicó el salario por hora. El aumento de inspecciones, multas y extorciones a las empresas, obstaculizaron la creación de empleos.

La reforma educativa es un avance estructural, que enfrenta la oposición de grupos radicales de izquierda, como la CNTE, quienes mediante la violencia han boicoteado esa reforma, pues les impide seguir manipulando las plazas de los maestros, que les reportó por décadas ganancias de miles de millones de pesos, de los que no pagan impuestos ni rinden cuentas.

La percepción de la corrupción aumentó a nivel federal, del Distrito Federal y de los Estados y municipios. La creación de nuevas leyes y organismos no se tradujo en una mayor transparencia y honestidad. Las excesivas leyes del Legislativo y reglamentos del Ejecutivo, incrementaron una tramitología que abona a la corrupción, encarece y retarda la inversión. Faltan legisladores que entiendan qué el país no necesita más leyes y dependencias, sino la derogación de muchas que aumentan costos de producción y corrupción.

Soluciones: instrumentar una reforma fiscal que baje las tasas de impuestos, simplificar y reducir las cargas a quienes creen empleos formales, combatir la corrupción de arriba hacia abajo, derogar costosas y excesivas leyes y reglamentos, terminar con el dispendio en el gasto público, empezando por la Presidencia de la República hasta el municipio más modesto. Solo así tendremos un entorno jurídico y económico que permita aprovechar el mayor crecimiento en Estados Unidos y lograr más empleos y crecimiento en México en 2016.

Twitter:@luispazos1

También te puede interesar:

Los costos del fascismo en México

Cómo puede ganar AMLO la presidencia

El populismo empobrece a venezolanos