Opinión

Límites para evitar un desastre financiero

 
1
 

 

tarjeta de crédito

Hemos hablado en este espacio de cómo cuidarnos de un quebranto. Ahora buscaremos esos límites que nos permitan identificar un área de corrección antes de que pasen a ser problemas críticos.

Es frecuente la pregunta sobre cuáles serían las 'reglas de oro' de las finanzas personales, en cuanto al destino del dinero. Este cuestionamiento es imposible de contestar de manera precisa porque dependerá de cada individuo y el contexto en el cual se desenvuelva; sin embargo, podemos analizar algunos parámetros básicos al respecto:

1.- Ahorro: Debe ser superior a 10 por ciento del ingreso y en forma óptima arriba de 20 por ciento. Es entendible que en las primeras etapas sea utilizado para la compra de una casa, la adquisición de un auto o solventar algún apuro momentáneo; pero en cuanto se salga de esos compromisos, se sugiere dirigirlo al retiro.

2.- Deudas: El máximo de pago de intereses debería ser 30 por ciento del total de las percepciones. Es importante considerar que el porcentaje es sumando todas las obligaciones financieras. Esto es prudente para un objetivo que capitalice o enriquezca la posibilidad de crecimiento futuro, porque lo mejor es prescindir de los créditos con orientación superflua.

3.- Tarjetas: Si te estás endeudando para los gastos cotidianos y apenas alcanzas a liquidar el mínimo requerido, es imprescindible hacer una reestructura porque de seguro los niveles se elevarán constantemente y tarde o temprano el problema será mayor.

4.- Vivienda: Si pagas renta, lo adecuado es que sea de acuerdo con tu rango socioeconómico y menor a 30 por ciento del ingreso. Reducir este concepto ayuda a estar más holgado para otros usos del dinero.

5.- Inversiones riesgosas: No hay un porcentaje específico porque estará en función de la edad y de los montos acumulados.

Por ejemplo, el ahorro de contingencia debe estar líquido y sin posibilidad de que se pierda, mientras que el de largo plazo puede tener un mayor riesgo.

6.- Disposición del patrimonio: Es recomendable hacer el cálculo de activos netos, pues si es negativo por la cantidad de pasivos, se podría estar literalmente quebrado. En ese caso, es fundamental iniciar un proceso de reducción de compromisos mediante una reestructura.

Todos estos parámetros son aproximados y dependen mucho de las condiciones de cada familia, pero es bueno tener un punto de referencia que nos ayude a valorarlos.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Enfócate en lo importante de tus finanzas
¿Excusas para invertir? Véncelas
¿Cómo evitar que me defrauden?