Opinión

Limitación a la deducción de pagos de salarios

 
1
 

 

dinero peso billetes (Cuartoscuro/Archivo)

C.P.C. Luis Ignacio Sánchez Gutiérrez.
Integrante de la Comisión Fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, A.C.

Dentro de la muy publicitada reforma fiscal, que entró en vigor a partir de 2014, entre otras medidas para incrementar la recaudación, se limitó la deducción, para efectos del Impuesto sobre la Renta, de los pagos que se hagan a los trabajadores y que para ellos se consideren como conceptos exentos de dicho impuesto.

Estos pagos, a partir de 2014, sólo pueden ser deducidos en un 47% de su importe. En algunos casos, cuando las prestaciones exentas que se pagan a los trabajadores no disminuyan de un año a otro, se puede deducir el 53% de estos pagos.

Ahora bien, con independencia de si se deduce el 47% o el 53% de estos pagos, el problema grave es que se haya limitado la deducción de erogaciones que son indispensables y además inevitables para cualquier negocio.

Como ejemplo de estos pagos, podemos señalar aguinaldos, horas extras, primas vacacionales, vales de despensa, fondos de ahorro, etc.

La erogación de estas prestaciones es inevitable para los patrones, ya que todas ellas son obligatorias, ya sea por así disponerlo la propia Ley Federal del Trabajo o bien por haber sido pactadas en los contratos individuales o colectivos de trabajo.

Por lo tanto, al limitar la deducción de estos gastos, efectivamente eleva la recaudación, sin embargo dicho incremento se logra a través de un incremento artificial de la utilidad del negocio, al no reconocerse un gasto que, como ya se mencionó, es indispensable e inevitable, provocando así una descapitalización de las empresas.

En función de lo anterior, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos, A.C. en diversos foros se ha manifestado en el sentido de que los pagos a los trabajadores se reconozcan en su totalidad como deducción, con independencia del tratamiento que tengan dichos pagos para los propios trabajadores, ya que esta limitante distorsiona la medición de la utilidad de los negocios y desestimula la creación de nuevos empleos.

Es un hecho reconocido por todos los sectores, que el crecimiento económico del país depende en buena medida del reforzamiento del consumo interno y para ello es sumamente importante la generación de nuevos empleos formales, pero el esquema fiscal actual, en lugar de propiciar esto lo desestimula, ya que además de que los pagos de salarios están sujetos impuestos sobre nóminas estatales que incrementan su costo para los patrones, ahora se viene a limitar la deducción de todos los pagos que para el trabajador estén exentos de Impuesto sobre la Renta.

Muchas empresas han interpuesto demandas de amparo en contra de esta limitación a las deducciones de los pagos a trabajadores, por considerar que se vulneran los principios de proporcionalidad y equidad consagrados en nuestra Constitución, sin embargo, será decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, si finalmente se concede o no la protección constitucional a los patrones, y a la fecha ese máximo tribunal no se ha pronunciado sobre el tema.
En función de todo lo anterior, sería deseable que se reformara de nuevo la Ley del Impuesto sobre la Renta, para reconocer en su totalidad la deducción de todos los pagos que se hagan a los trabajadores.

También te puede interesar

Poder judicial deja en suspenso contabilidad electrónica

Medidas fiscales de apoyo a la vivienda

Principales obligaciones fiscales de las personas morales del ejercicio 2014 a cumplir en el 2015