Opinión

Liberen a Willy

 
1
 

 

Manifestación.

Gil lo leyó en su periódico Reforma. La novedad del fin de año: las protestas de los maestros de la CNTE de Michoacán por el encarcelamiento de 52 normalistas acusados de fabricar y transportar granadas. Los maestros han tomado carreteras, realizado concentraciones en las afueras del edificio del Poder Judicial, bloqueado caminos ferroviarios. En Morelia los padres de los detenidos caminaron por las avenidas centrales de la ciudad y exigieron la liberación de sus hijos, llevaban pancartas que decían: “Mi hijo no es un delincuente, es un estudiante consciente”. A los jóvenes se les acusa de delitos contra la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, privación de la libertad y robo.

Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: no sobra la pregunta, si se les probaran los delitos de que se les acusa a estos 52 jóvenes, ¿deben ser juzgados y en su caso sentenciados o simplemente puestos en libertad? Pensemos bien, cavila Gamés, uno, dos, tres (es-es).

Mientras piensan, Gilga cuenta esta breve historia ficticia: una noche, llevado por demonios desconocidos, Gil se dirige a una tienda departamental, o como se llame, armado de una, dos bombas caseras, Gamés va furibundo porque unas compras que realizó resultaron defectuosas y la atención de los empleados ofensiva. Injertado en pantera, lanza las botellas con gasolina sobre las vidrieras ocasionando un daño mayor en la fachada de la tienda. Pregunta: ¿Gilga debe ser procesado por esos hechos o sencillamente declarado inocente debido a que el servicio de la tienda y sus mercancías han resultado ser una probada mierda? Vamos a dejar pendiente la respuesta sobre los 52 jóvenes detenidos hasta el año que viene, ¿les parece?

LA CARAVANA
Gil lo leyó en su periódico La Jornada. Maestros de la Coordinadora han iniciado una caravana motorizada hacia el penal del Altiplano de Almoloya de Juárez, donde exigirán la libertad de sus compañeros “presos políticos”. Cinco camiones de pasajeros y 40 automóviles realizan concentraciones en el camino. Así se hacían las ferias de antaño, un paradero y feria con fiesta, y luego a seguir el camino.

Rubén Núñez, líder consistente, donde los haya, dio el banderazo a la caravana. A los presos se les acusa de vandalismo y destrucción de casillas electorales entre otros delitos. El corazón simple de Gil pregunta al viento: si se les probaran estos delitos a esos integrantes de la CNTE, ¿la justicia debería sentenciarlos o ponerlos en libertad por ser presos políticos? No es broma, en serio. ¡Vándalos políticos, libertad! ¡Desmanes sí, policías no! ¡Liberen a Willy!

SIN EXAMEN
Gamés lo leyó en su periódico Milenio. Los maestros de la CNTE de Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca impidieron que 14 mil 170 profesores realizaran su examen de evaluación. En todos los casos la violencia sirvió a la CNTE para desarmar las condiciones del examen. La SEP ha informado que en estos estados la meta de evaluación era de 22 mil 757 maestros y que sólo participaron ocho mil 587 profesores. tres mil 719 maestros podrían ser despedidos.

Si Gamés ha entendido algo, cosa improbable, la CNTE todavía es un bastión de poder en esos estados. El corazón simple de Gil pregunta al viento: si los maestros sublevados y violentos son despedidos (por fin una voz pasiva definitiva), ¿se cometerá una injusticia mayor, un acto de prepotencia?

DIÁLOGO CERO
El secretario de Educación Pública aseguró que no aceptará diálogos que no beneficien a la educación. Nuño no asistió al encuentro convocado por la CNTE para debatir sobre las modificaciones constitucionales en materia educativa: “El diálogo no puede ser para ver cómo se viola la ley. No voy a aceptar diálogos que tengan un objetivo político”.

El corazón simple de Gil pregunta al viento: ¿el secretario de Educación debió asistir al encuentro con la CNTE? ¿Las autoridades educativas deben sentarse a hablar con delincuentes como si estos fueran los interlocutores naturales del magisterio?

Gilga propone que pospongamos esta plática para el año venidero. Hablar de esto ahora, en pleno Guadalupe-Reyes, sería improductivo. De momento hay que gastar. En serio, no ahorren, gasten sin pudor. Péguenle a la piñata del aguinaldo. Si ahorran, se van a arrepentir y punto com.

La máxima de Goethe espetó en el ático de las frases célebres: “Todo se soporta en la vida, con excepción de muchos días de continua felicidad”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Fina bisutería
Arthur, el millonario seductor
Realidades alternas