Opinión

Levy, "hay que cuidar la reputación"

1
   

     

Simón Levy

Uno de los sueños de Simón Levy, cuentan quienes lo conocieron en sus años de China, era convertirse en embajador de México ante aquella nación. Alguien me comentó que por eso buscó en 2012 al equipo de Enrique Peña Nieto. “Sí, lo recibieron una vez. Entre otras cosas dijo que tenía un fondo de inversión, cuando checaron que no había tal, no lo volvieron a recibir”, me confirmó ayer, a pregunta expresa, una fuente del entorno de Emilio Lozoya, encargado entonces de la agenda internacional del mexiquense.

¿Cuántas de las cosas que dice Simón Levy sobre su curriculum vitae son verdad, verdades a medias o mentiras? Difícil saberlo.

Del 23 al 25 de octubre de 2011 se llevó a cabo en Querétaro la “Cumbre de negocios México, prioridades para una nueva era”. En ella participó el hoy promotor de la privatización por 40 años de una parte de la avenida Chapultepec.

Entre otras cosas, la ficha biográfica en la folletería de ese evento lo presenta así: “Es el primer abogado mexicano con permiso de trabajo para ejercer en la República Popular de China. (…) Maestro en Administración y Dirección Internacional en el ITAM. (…) Especialista en Derecho Chino por parte de la Indiana University School of Law y la Escuela de Leyes de la Universidad Popular de China y doctor de Políticas Públicas en la Universidad Hebrea de Jerusalem...”.

Rutilante carrera académica sin duda, pues para 2011 ya habría completado estudios de posgrado en tres países tan distantes como México, Israel y China.

Sin embargo, en el currículum que sobre él se exhibe en ProCDMX, la agencia gubernamental que hoy dirige por encargo de Miguel Ángel Mancera, no aparecen referencias ni a la universidad de Jerusalem ni a la de Indiana. ¿Se puso modesto el doctor Levy?

La Universidad de Indiana (UI) tiene dos escuelas de derecho. Incluso se puede decir que son dos universidades de Indiana, una en Bloomington y una en Indianápolis. Consulté a Sheila Gerber, de la escuela de leyes de UI-Bloomington, y a Thomas Lerdal, de la oficina de registros de UI-Indianápolis. Ninguno de los dos encontraron en la base de datos a Simón Levy Dabbah.

¿Eso significa que Levy no estudió ahí? No necesariamente. Pudo haber hecho un programa, me dijeron, que no requiera validación o diploma. Pero si tiene un papel que lo acredite como tal, expedido por la Universidad de Indiana, así sea en conjunto con otra universidad en el extranjero, digamos en China —me explicaron— lo normal es que apareciera en sus récords.

La Escuela de Leyes de la Universidad de Indiana en Indianápolis tiene, de hecho, un programa con la Universidad de Renmin, donde Levy dice que estudió. Ese programa está a cargo desde 2008 del profesor Thomas Wilson Jr.

Le pregunté al profesor Wilson que si alguien que dijera haber obtenido un grado de un programa en conjunto entre la Universidad Renmin y la Indiana University podría luego no aparecer en los registros de la Universidad de Indiana.

“No —respondió vía email el profesor Wilson— todos los grados obtenidos en programas conjuntos deben ser aprobados por las distintas escuelas participantes, incluyendo los consejeros de la Universidad de Indiana y la comisión de educación superior. Por tanto, cualquier grado obtenido en un programa como esos debería aparecer en el récord académico del estudiante”.

Sobre los estudios de Levy en la Indiana University, el diario Reforma publicó el lunes de la semana pasada que en una carpeta entregada por Levy al InfoDF “aparece un certificado de estudios de la especialidad en Derecho Chino acreditado en conjunto por la Universidad Popular de China y la Indiana University School of Law, durante 2004 y 2005”. Todo un misterio.

Por cierto, Reforma documentó que no tiene el 100 por ciento de los créditos de la maestría en el ITAM, esa que presume desde 2011.

Marusia Mussachio es Maestra en Estudios Chinos por la Universidad de Harvard y vivió en China siete años. Varias personas me han dicho que la comunidad de mexicanos en China convive tanto que es casi endogámica. La cuestioné sobre Levy: "Simón construyó su carrera en China promoviéndose como el único abogado mexicano acreditado por la barra de abogados de ese país. Sin embargo, en los récords de la Universidad del Pueblo (Renmin) sólo hay constancia de una estancia corta de estudio. No hay nada más."

Musacchio aportó otro dato. “Me parece emblemático que las dos cámaras de Comercio México-China que existen, una acá y otra allá, no lo tengan entre sus miembros".

Llamé a una de esas dos instancias, la Cámara de Comercio y Tecnología México-China (http://www.chinachambermexico.org/cctmc.html), con la gerente Carla Loyo. No sólo confirmó que Levy no pertenece a ese organismo, sino que también explicó que el hoy funcionario capitalino quiso entrar y no se le permitió el ingreso, cosa que ya otra persona me había señalado. “Es muy raro que se le niegue el ingreso a alguien a la Cámara, pero sí cuidamos la reputación”, explicó Loyo al señalar que Levy “definitivamente no” es la persona que dice ser en el mundo de las relaciones de negocios entre México y China, pues “es sabido que varios de sus proyectos no resultaron exitosos”.

Tras las dudas que provocan párrafos idénticos sin acreditar a otras obras en su tesis, tras los cuestionamientos sobre su real peso y capacidad en los negocios México-China, y luego de las distintas versiones de su currículum (incluso en el ProCDMX cambió recientemente de versión), la pregunta que surge es por qué Miguel Ángel Mancera encargó a alguien como Simón Levy el proyecto que le ha enemistado con buena parte de los urbanistas y arquitectos de renombre de la ciudad.

Dejen ustedes el segundo piso o no del Corredor Chapultepec, a Mancera debería importarle su reputación. O lo que queda de ella.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Ayuntamientos, esa piñata mexicana
Levy en China, "mentiroso compulsivo"
OHL, Oteyza y los primitivos