Opinión

Levy en China, "mentiroso compulsivo"

1
   

    

Simón Levy, director general de ProCDMX. (Especial)

Simón Levy, director de ProCDMX y promotor del polémico proyecto para privatizar Chapultepec, ha presumido en distintos foros su trabajo en China. Por ejemplo, así lo presentaban en una conferencia de Expo Finanzas 2012: “Entre sus logros, destacan el haber establecido la primera empresa mexicana en Beijing, lanzar la campaña de posicionamiento del vuelo de Aeroméxico en China y exportar más de diez productos a ese país; así como representar y desarrollar la promoción de la ciudad de México y Chihuahua en China”. (http://www.expo-finanzas.com/upload/Pdf/CV-Conferencias/Ocde_SLevyD.pdf).

China está muy lejos de México. Esta frase no es una obviedad, es un reconocimiento de límites. Si una persona viene y dice que ha hecho y desecho en China, es muy alta la probabilidad de que un mexicano promedio no tenga manera de saber si eso que se dice es verdad o no.

Salvo que quien escuche esas supuestas hazañas sea Jorge Guajardo, quien se desempeñó como embajador de México en ese país de 2007 a 2013.

Guajardo vive hoy en Washington, donde forma parte de la prestigiada consultora McLarty Associates, presidida por Thomas L. McLarty III, quien fuera –entre otros cargos– jefe de gabinete de la Casa Blanca con Bill Clinton.

Busqué ayer a Jorge Guajardo y le pregunté por Simón Levy en China. “Es un mentiroso compulsivo”, me dijo vía telefónica quien antes de ser embajador en China se desempeñara como cónsul en Austin, Texas.

Guajardo contó que recién lo nombraron embajador, escuchó a Levy decirle que él había llevado a los chinos a empresas tan importantes como Maseca, Aeroméxico y Corona. “Yo iba llegando, y pensé, ‘pues bueno’. Luego comencé a preguntar y no lo conocían ni de nombre. Los de Corona se reían cuando les preguntaba por él”.

Pero el asunto no era un chiste. “Nos dio unos dolores de cabeza terribles, lo que decía eran puras y llanas mentiras”.

Guajardo narró que Levy se le metió a Alejandro Rojas Díaz Durán, entonces secretario de Turismo de Marcelo Ebrard y hoy colaborador de Ricardo Monreal, y que montaron un proyecto que salió mal: promovieron llevar una réplica del Ángel de la Independencia a Shanghái y Beijing.

“Fue un problemón”, recuerda Guajardo, pues los chinos, según su versión, no dieron permisos o cosa parecida para montar y exhibir esa réplica en ningún sitio privilegiado. “Los chinos tenían cero interés de ponerlo en ningún lado. El Gobierno del Distrito Federal reclamaba un supuesto bloqueo de nuestra parte, pero no había tal, porque no había acuerdo del DF con los chinos. Eventualmente me reclamaron en China que qué onda con este Simón Levy, que si se podía hacer algo”. Aquí una nota de La Jornada al respecto, incluye referencia a un oficio del cónsul en Shanghái sobre la falta de permisos (http://www.jornada.unam.mx/2008/08/24/index.php?section=capital&article=037n1cap)

“Nunca logró concretar ni uno de los proyectos que iba a hacer, no tenía ninguna injerencia en los negocios. Lo único que sí creo que llegó a hacer fue llevar a los de El Fogoncito, que se fueron a poner en una pésima calle y les fue mal. Yo no le creo nada, no oí de él más que mentiras, y lo había olvidado hasta que hace días leí la carta de Alberto Ruy Sánchez sobre su renuncia al consejo del proyecto de Chapultepec”.

Jorge Guajardo, seis años embajador en China, cerró con esta frase: “Invito a Levy a intentar desmentir las cosas que he sostenido en esta conversación”.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
OHL, Oteyza y los primitivos
El señor Levy y su tesis, ¿la sombra del plagio?
La mafia y el trance de Arturo Escobar