Opinión

Les va a ganar Peña

 
1
 

 

Peña. (Especial)

Les va a ganar el presidente. Obviamente hablamos del presidente Enrique Peña.

Hay algunos priistas que pretenden disputarle la elección del candidato presidencial del partido tricolor al titular del Poder Ejecutivo.

Explícitamente, la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, tiene ese proyecto. Extraoficialmente, Manlio Fabio Beltrones, exlíder nacional del PRI, también está ocupado en ello.

Creo que se va a tratar de intentos fallidos.

En la era contemporánea, hubo dos intentos de arrebatarle a un presidente priista esa prerrogativa que está por encima de los estatutos del partido.

Una ocasión fue en 1988. Porfirio Muñoz Ledo, exprecandidato presidencial del partido tricolor y expresidente nacional, movió los hilos y convocó a su gallo, Cuauhtémoc Cárdenas, a que contendiera.

El resultado fue la más grave escisión del PRI en toda su historia. Quizás a muchos de Morena no les guste, pero en el fondo, ellos y los del PRD son priistas en su origen, generación 1988.

La otra rebelión importante vino en 1996, cuando se impusieron los candados.

Sin ellos, quizás el candidato presidencial del año 2000 podría haber sido José Ángel Gurría o Guillermo Ortiz. Fue Labastida, y por primera vez en la historia, perdió el PRI.

Quizás, sin candados, la historia pudo haber cambiado.

La capacidad del presidente para designar al candidato del PRI –en el pasado equivalía a designar al sucesor– no es un accesorio del sistema político priista.

Se trata de uno de los atributos esenciales del sistema político mexicano.

Si se rompiera, prácticamente equivaldría al final del PRI como lo conocemos ahora.

Por eso, me parece que el propio reflejo de sobrevivencia del PRI va a legitimar la decisión del presidente.

En contra de lo que la opinión popular señala, el presidente Peña es un personaje con una visión política sofisticada.

Quienes imaginen que simplemente va a ver cómo van las encuestas y con ello va a elegir, es que no tienen ni idea de qué tipo de político es.

Le resumo lo que, a mi juicio, van a ser las características esenciales del proceso de selección del candidato del PRI.

1.- La decisión la va a tomar el presidente Peña, tomando en cuenta el entorno y las personalidades. Nadie más.

2.- El presidente va a elegir a quien piense que tiene posibilidades elevadas de ganar. Peña es un hombre racional. No va a elegir a quien crea que va a perder.

3.- Un dato que arrojan todas las encuestas es que el votante duro del PRI no alcanza para ganar. Cualquiera que elija el presidente requiere convocar a los no priistas, pero sin perder a éstos.

4.- Los datos de las encuestas hoy día son un insumo, exclusivamente. El presidente Peña no olvida que él ganó el Estado de México con 20 puntos de desventaja en las encuestas.

5.- Faltan datos. Peña tratará de tomar su decisión tras la definición de los candidatos del PRD y PAN, o de un eventual frente. El entorno será diferente según los casos y la selección podría cambiar. Pero, eventualmente, podría tener que elegir en medio de incógnitas.

Finalmente, hay que considerar que el sistema político priista está bajo fuego. Pero eso dista mucho de significar que el PRI ya perdió. Más bien, quien lo pretenda entender así, lleva la mitad de la batalla perdida.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Las primeras jugadas para el TLCAN
​Vamos a crecer más de lo que se cree
Una ventana que se va a cerrar