Opinión

Les falla el sentido del “timing”

1
 

 

Arely Gómez González se convertiría en la nueva procuradora. (Tomada de Twitter)

La mejor decisión tomada fuera de tiempo es tan mala como la peor.

Dice mi amigo David Konzevik que uno de los sentidos más importantes en la política es precisamente el sentido del “timing”, es decir, la capacidad para saber en qué momento hacer o dejar de hacer, decir o dejar de decir.

Refiero esta consideración porque me parece que el gobierno ha desperdiciado otra oportunidad para dar el esperado golpe de timón que contribuya a la recuperación de la confianza.

En este espacio hemos escrito diversas ocasiones respecto a la pérdida de confianza y lo esencial que es recuperarla. Por lo menos en los dichos, es algo que ya reconocen personajes tan influyentes del gabinete como Luis Videgaray, de acuerdo a lo que dijo al Financial Times.

Para recuperar la confianza se requieren caras nuevas, una narrativa nueva, una forma nueva de comunicarse con la sociedad.

Y una oportunidad para hacerlo era la elaboración de la lista de diputados plurinominales por parte del PRI, que podría haber permitido una renovación del gabinete.

Como quedó la lista, sólo implica –en caso de que pase la aduana del Senado– la llegada de una cara nueva, la de Arely Gómez como Procuradora General de la República. Otros cambios son sólo de posición.

A mi parecer, desde los últimos meses del año pasado, el presidente Peña debió haber hecho una renovación profunda de su equipo y su estrategia. No lo hizo y dejó pasar la oportunidad.

Ahora había otra opción que también se dejó pasar.

Lo que se puede “leer” de estas decisiones es la convicción de que la conducción del gobierno está esencialmente bien y que más bien hay que preocuparse por el periodo que comenzará al arrancar la próxima Legislatura en septiembre de este año.

Pareciera haber la seguridad de que las elecciones de junio dejarán todo como está y que el tiempo y la concreción de asuntos como el sistema anticorrupción o la aplicación práctica de las reformas, van a restablecer gradualmente la confianza.

Es una apuesta, y la pueden ganar. Es posible.

Sin embargo, me parece que el riesgo que están corriendo de que la falta de ese golpe de timón siga erosionando la fuerza del gobierno, es muy elevado.

El viernes le refería en este espacio que ante la inminencia de que las tasas de interés de Estados Unidos suban este año nos enfrentaremos a un entorno económico y financiero muy complejo para 2016.

Si conjuga la persistencia en la falta de credibilidad y pérdida de confianza con las complicaciones de la economía y las finanzas, esta administración podría enfilarse al crítico quinto año de gobierno como una de las más débiles y con menores márgenes de maniobra en la historia reciente, luego de que comenzó como una de las que prometían más.

Y, perdón por la insistencia, pero en este contexto aumenta el riesgo de que la gente opte por escuchar el canto de las sirenas y decida probar el populismo y el autoritarismo.

Si eso llegara a pasar, esta administración podría olvidarse de los efectos de largo plazo de las reformas, y quedaría en la historia como la que le abrió la puerta al poder a AMLO.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El temporal financiero que viene
Mexicanos, ¿pobres pero contentos?
AMLO, la tercera ¿será la vencida?