Opinión

Lecciones griegas

1
    

   

Syriza, izquierda griega. (Bloomberg)

La cuna de la democracia moderna realizó un ejercicio cabal de vida democrática este domingo. La Coalición de Izquierda Radical Syriza se impuso con una victoria importante en el Parlamento alcanzando casi la mayoría absoluta. Conquistó 149 curules de un total de 300 diputaciones. Con esta primera fuerza política, Syriza está facultado para formar gobierno y hacerse cargo por primera vez de las riendas del país.

Es particularmente importante por dos razones: Grecia lleva por lo menos cuatro décadas de intercambio consecutivo en el poder entre conservadores y liberales socialdemócratas, y esta organización de reciente creación (2004) arrasó en las elecciones del domingo; la segunda es que plantea medidas y políticas diametralmente opuestas al gobierno anterior y al paquete de rescate negociado con la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo.

Las elecciones arrojan una serie de lecciones que para esta Europa cambiante y en crisis, pueden muy bien dejar un aprendizaje sobre los caminos –múltiples- que se plantean hacia el futuro inmediato:

1. El discurso esencial de Syriza y su líder Alexis Tsipras es en contra del miedo, en contra de las medidas de austeridad europeas y en contra de los recortes presupuestales. Retóricamente, capitalizó el creciente descontento social en contra de los acuerdos de negociación para solventar la crisis y la deuda, bajo la premisa de la dignidad.

2. Envía a Europa en su conjunto, a la Unión y a los financieros, un mensaje claro y transparente: no vamos a aceptar sus condiciones. Tsipras propone otros caminos orientados a la renegociación de la deuda, establecer plazos, bonos, pero no recortar gastos en programas sociales que golpean a la ciudadanía. La deuda griega asciende a unos 318 mil millones de euros (equivalente a 175 por ciento de su PIB), esta cifra incluye los 240 mil millones del paquete de salvamento.

3. En momentos de crisis, las opciones se radicalizan. La victoria aplastante es de la extrema izquierda con Syriza, pero otro relevante avance electoral es el de la extrema derecha y del partido neonazi Despertar (Aurora) Dorado, que elevó su participación en el Parlamento a 6.34 por ciento con 18 curules. La ciudadanía se refugia en posturas extremas, en franco rechazo a posiciones más moderadas o habituales.

4. La victoria de Syriza en Grecia puede ser un aliciente para organizaciones como Podemos en España, Alternativa en la propia Alemania o diferentes opciones que buscan romper con el statu quo europeo. Son movimientos anti Eurozona que pueden verse fortalecidos por lo que suceda ahora en Grecia.

Una posibilidad, según analistas en Bruselas, es que el nuevo gobierno busque en el primer semestre renegociar la deuda y reducir los paquetes impositivos y relanzar programas sociales. Esto podría implicar un eventual rompimiento con el euro y más adelante con la misma Unión.

Mientras que Alemania insiste en que “Atenas deberá respetar los acuerdos” y Bruselas busca el inicio de negociaciones con Tsipras, la atmósfera está cargada de esperanza en la península griega. La destrucción de la confianza ciudadana en los organismos comunitarios, en los planes y estrategias de rescate financiero, provoca el respaldo a iniciativas como Syriza y otras en Europa que causan alarma en la Unión. Ahora tendrán que comprobar en los hechos que su derruida economía, un desempleo que ronda 26 por ciento de la población activa, pero que alcanza 50 por ciento entre ciudadanos entre 25 y 35 años de edad, es reversible con sus medidas y promesas de campaña.

Van a tener que demostrar que se puede reactivar la economía, aumentando el salario mínimo, regenerando los programas sociales y reduciendo los pagos pactados por la deuda gigantesca. Nada fácil.

Twitter: @LKourchenko

También te puede interesar:
Silencio a Nisman
¿Todos somos Francia?
17 horas, 17 rehenes