Opinión

Lecciones de comunicación
de Bezos a EPN

1
   

    

ME Amazon Walmart

El sábado el diario The New York Times publicó un extenso y detallado reportaje sobre las condiciones laborales en Amazon, empresa que no requiere presentación, que el mes pasado rebasó en los mercados a Walmart y que, por cierto, acaba de abrir operaciones en México.

El artículo, basado en decenas de fuentes, retrata un despiadado ambiente de trabajo al interior de esa empresa comercial. Vi llorar a casi todas las personas con las que trabajé ahí, declara a NYT un exejecutivo de la empresa. “Darwinismo deliberado”, es otro de los términos que se mencionan en el texto para describir que está completamente calculado el propósito de que sólo aquellos que resistan las más duras evaluaciones sobrevivan.

Veinticuatro horas después de la publicación del texto, Jeff Bezos, fundador y presidente de la compañía, envió un memorándum a sus colaboradores. En la carta, el también dueño de The Washington Post rechaza el contenido del reportaje. No es la Amazon que yo conozco, y una empresa así no podría sobrevivir, expresa entre otras cosas Bezos en la respuesta al reportaje. A pesar de ello, Bezos alienta a sus empleados a notificar al departamento de Recursos Humanos de Amazon si conocieran alguna situación como las relatadas por el Times. E incluso pide que le escriban al respecto directamente a jeff@amazon.com. “Aun si fuera un caso anómalo o aislado, nuestra tolerancia con actos de tal falta de empatía debe ser cero”, señala el presidente de Amazon.

Publicaciones especializadas han destacado lo reticente que es Bezos a contestar a críticas o menciones a su compañía emblema.

El mismo día en que salió el reportaje de Amazon, el Times abordó el tema de los asesinatos de periodistas en México. Mediante un contundente editorial, titulado “El asesinato de la prensa libre en México”, el diario hizo eco a la carta enviada por casi medio millar de artistas, intelectuales y periodistas al presidente Enrique Peña Nieto, misiva en la que los firmantes demandan efectivos mecanismos de protección para los comunicadores e investigación de los asesinatos de reporteros.

La carta promovida por el PEN y el Comité de Protección a los Periodistas, así como el editorial del Times, dieron nueva fuerza a la cobertura internacional sobre los asesinatos de un fotorreportero, una activista y tres mujeres más en la colonia Narvarte, ocurridas el 31 de julio.

La respuesta dada por el gobierno mexicano a la carta de los intelectuales y al editorial del NYT no puede contrastar más con la que emprendió Jeff Bezos.

La administración Peña Nieto tardó tres días en responder. Tanto la carta de los intelectuales como el editorial del Times están fechados el 15, la respuesta del gobierno de la República llegó con fecha del 18 de agosto.

Bezos no concedió credibilidad al reportaje; sin embargo, tuvo varios aciertos en su respuesta: la prontitud de la misma, la cercanía que se afana en transmitir a sus colaboradores, la apertura que muestra para discutir con ellos el tema del reportaje y, sobre todo, el dejar en claro que da la máxima importancia al asunto.

Peña Nieto ni siquiera contestó él mismo a la carta de los intelectuales, que en versión impresa fue entregada en Los Pinos. Ni prontitud, ni cercanía, ni apertura, ni máxima importancia. La respuesta oficial corrió a cargo de un subsecretario, Roberto Campa, que por muy acreditado que esté, no deja de ser un subsecretario.

Bezos ha construido un imperio en los tiempos de internet. Su respuesta fue acorde a ello. En Los Pinos, en cambio, parecen vivir en el siglo XX.

El autor de esta columna se tomará un semana de descanso.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
La caballada ciudadana del 'Bronco'
Caso Framboyanes: vecinas sin amparo de la ley
Peña Nieto y Ayotzinapa, solución "a la mexicana"